Un nuevo estudio confirma que tener un esposo estresante podría ser el motivo de tus canas prematuras. 

Aunque se debe decir que no solo es tu marido el que causa este cambio en tu cabello, sino cualquier cosa que te genere estrés extremo.

Ver imagen en Twitter

«Los científicos dicen que pueden haber descubierto por qué el estrés hace que el cabello se vuelva blanco y una forma potencial de evitar que ocurra sin alcanzar el tinte«, así lo confirmó un informe expuesto en la BBC.

En varios experimentos con ratones, las células madre que controlan el color de la piel y el cabello se dañaron después de un estrés intenso.

En un hallazgo casual, los ratones de pelaje oscuro se volvieron completamente blancos en cuestión de semanas.

Los investigadores estadounidenses y brasileños dijeron que valía la pena explorar más esta vía para desarrollar un medicamento que evite la pérdida de color del cabello debido al envejecimiento.

Los hombres y las mujeres pueden pueden ver como su cabello se vuelve gris en cualquier momento a partir de los 30 años.

Aunque los expertos señalan que las canas aparecen principalmente por el envejecimiento natural y a los genes, el estrés también puede desempeñar un papel.

Pero los científicos no tenían claro exactamente cómo el estrés afectaba los pelos de nuestras cabezas.

Los investigadores detrás del estudio, publicado en Nature , de las Universidades de Sao Paulo y Harvard, creían que los efectos estaban relacionados con las células madre de melanocitos, que producen melanina y son responsables del color del cabello y la piel.

Y mientras realizaban experimentos con ratones, encontraron pruebas de que este era el caso.

«Ahora sabemos con certeza que el estrés es responsable de este cambio específico en su piel y cabello, y cómo funciona», dice el profesor Ya-Cieh Hsu, autor de la investigación de la Universidad de Harvard.

‘EL DAÑO ES PERMANENTE’

El dolor en los ratones provocó la liberación de adrenalina y cortisol, haciendo que sus corazones lataran más rápido y la presión arterial aumentara, afectando el sistema nervioso y causando estrés agudo.

Este proceso aceleró el agotamiento de las células madre que producían melanina en los folículos capilares.

«Esperaba que el estrés fuera malo para el cuerpo», dijo el profesor Hsu.

«Pero el impacto perjudicial del estrés que descubrimos fue más allá de lo que imaginaba.

«Después de unos pocos días, se perdieron todas las células madre regeneradoras de pigmento.

¡Seguro y ahora comprendes muchas cosas…!