“La mejor mamá es la que se ama”

El ser madre es la experiencia más maravillosa por la que atraviesa una mujer, aunque puede llegar a convertirse en una actividad realmente agotadora, hoy en día el tiempo se divide entre el hogar y el trabajo.

Por Estefani Castillo – @mabezuluaga 

¡Debes estar alerta!

  1. Si te sientas en el baño, fingiendo tener diarrea para contestar tus whatssap.
  2. Si no te molesta tener que ir a la tienda a buscar huevos con tal de escaparte 5 minutos y caminar por la vereda de tu calle.
  3. Si alargas la ducha para poder quedarte mirando al techo sin que nadie te interrumpa.
  4. Si tienes 1 mes sin ir al salón de belleza a arreglarte el cabello o las uñas.
  5. Tu vida sexual esta al borde del precipicio.

¡Cuidado si te sientes identificada, puedes ser una mamá monpet!

 

La compañía de salud y alimentación Welch’s, realizó un estudio en el que concluyó que una abrumadora mayoría de madres en Estados Unidos trabajan fuera de casa. Los datos ponen de manifiesto que las madres con hijos en edad escolar, pasan 98 horas de la semana trabajando dentro y fuera del hogar. En promedio, la jornada de estas mujeres se inicia a las 6:00 am y termina sobre las 8:30 pm, cuando los niños se van a la cama.

¡Busquemos los espacios!

Como mujeres y madres, somos nosotras las primeras responsables en comenzar a poner freno a este agotamiento físico y mental. Necesitamos reservar tiempo para nosotras mismas y soltar la carga de responsabilidades que llevamos encima.

En el orden de 1-5 te daré unos tips que me ayudaron en un momento determinado de mi vida.

  1. Haz alguna actividad que te gusté: Conecta contigo misma, a mí me ayudaba muchísimo salir a comprar un vestido, una falda o alguna prenda para verme más bonita.
  2. El ejercicio es muy importante: la mejor manera que encontré de amar mi cuerpo fue haciendo una actividad física, de las mejores decisiones que tome en el 2019.
  3. No te descuides: como mínimo voy dos veces al mes al salón de belleza, fue mi mantra para conectar con mi seguridad personal.
  4. Socializa: A veces salgo con mi mamá a comer un helado, o voy a tomarme un café con alguna amiga.
  5. Pide apoyo:  si notas en ti una baja emocional considerable, debes saber que no eres la única que pasa por situaciones de depresión después del parto, durante la lactancia o crianza.

No puedes con todo; tampoco no tienes por qué poder. Las madres «Monpet» suelen tener dificultad para admitir que no son súper mujeres y que necesitan que les echen una mano. Admitirlo es la mayor prueba de fortaleza y de cuidado hacia ti misma y para con tus seres más queridos.

 

Si te llegó esta nota a tu corazón, díselo a @mabezuluaga