La situación que enfrentan los habitantes de Panamá no ha sido un problema de país. No es un tema de hospital, no es inoperancia de ningún profesional –que están haciendo lo que pueden e inclusive arriesgando su salud y la de sus familiares-.

Por Kathy Vilalverde – @yosoykathyvillaverde

Es un sistema que evidentemente ha dejado de funcionar hace mucho tiempo. Una sociedad que no está preparada para reaccionar ante lo que nos está ocurriendo. Un fenómeno que siempre he señalado, en Panamá y en muchos lugares del mundo, no se practica una cultura de educación en prevención y en humanismo.

El Presidente de Panamá Laurentino “Nito” Cortizo ordenó, mediante Decreto Ejecutivo No. 490 del 17 de marzo de 2020, el toque de queda en todo el país, de 9:00 p.m. a 5:00 a.m., a partir del pasado miércoles 18 de marzo, para combatir el Coronavirus.

“Ante los casos registrados y confirmados en nuestro Panamá, se hace inminente extremar las medidas sanitarias para la mitigación de la enfermedad coronavirus”, señala el resuelto.

Enhorabuena por el Presidente “Nito” ha heredado un sistema que colapsó y que nadie fue capaz de restablecer. Ahora está en sus manos tomar medidas drásticas para contener el COVID-19, las cuales no son fáciles de asumir pero indudablemente es su deber. El Señor Presidente, ha puesto a su población bajo cuarentena, término utilizado en la medicina para aislar a personas que padecen una enfermedad contagiosa. Igualmente, ha decretado toque de queda.

Quedarnos en casa es una medida extrema pero necesaria para frenar la propagación del virus al no tener contacto físico con ninguna otra persona. Porque ante esta situación “preservar la vida” está por encima de cualquier afectación que sufra ”la economía nacional”.

Si bien la palabra cuarentena se refiere al número 40, en el caso del COVID-19 se ha establecido un aislamiento de 14 días, debido a que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la mayoría de los casos el periodo de incubación del Coronavirus es de 1 a 14 días.

Sin embargo, las medidas que se han tomado en Panamá y el mundo no tienen, aún un número determinado de días de duración. Autoridades competentes siempre mencionan que todo dependerá en la forma en que se comporta el virus en cada país.

Es de suma importancia reiterar de todas las formas posible que una persona bajo cuarentena debe permanecer aislada durante el tiempo establecido, en este caso dos semanas, lo que significa que no puede acudir al trabajo, escuela, lugares públicos o mantener contacto físico con otras personas.