Debemos ser la madre que nuestro hijo necesita tener, solo eso será lo suficiente y reconfortable.

Por Abigail Ortega – @blogdeunamama.pty

Como toda madre, o la mayoría de las que lo somos, queremos dar lo mejor para nuestros hijos y eso está muy bien.

Pero qué pasa cuando atravesamos los límites, es donde ahí las cosas probablemente no marchen bien.

La excesiva manera de querer hacer todo perfecto, tener control de absolutamente todo, muchas de las veces se deben a las exigencias que la misma sociedad nos ha impuesto.

Como es sabido, ser madre es una gran experiencia en la vida de cualquier mujer, pero, a su vez, genera un importante impacto emocional y físico.

Desde trabajar, atender la casa, estar perfecta para consigo misma, atender a los niños, a la pareja en caso de tenerla, todos estos roles y ahora en esta cuarentena a causa del coronavirus, suma las asignaciones escolares, buscar actividades diarias para entretener a tus niños, etc.

En ningún momento y mucho menos en tiempo de cuarentena es aplicable de ninguna manera pretender ser una madre perfecta.

La ansiedad que tengamos los padres y si no sabemos controlarla nuestros hijos se verán afectados.

Hoy día existen muchas exigencias en las crianzas de nuestros niños, algunas muy válidas otras que realmente son abrumadoras, no solo para los niños si no quien la práctica y esto para nada es saludable.

Algunos estilos de crianza tienen demasiadas prohibiciones y cuando te das cuenta realmente no se disfruta de la maternidad y los niños pierden su verdadera esencia de ser niños y no disfrutan de su infancia.

Las madres queremos que nuestros niños lleven una rutina tipo soldados y si ambos no cumplen con ella se vuelve un verdadero caos. Y ojo no con esto que estoy diciendo que estoy en contra con las rutinas por lo contrarios son muy buenas, pero estas deben tener flexibilidades.

¿Ves en la foto desorden? ¡No pasa nada!

Ahora que estamos en cuarentena vemos una realidad distinta y debemos aprender que la vida se debe disfrutar al igual que la crianza y/o maternidad.

Debemos ser flexibles con nosotras, con nuestros hijos con nuestro entorno, en estos momentos es crucial cuidar nuestras emociones y más cuando se tiene hijos pequeños.

Somos el modelo de nuestros niños y si ellos al vernos, perciben ese descontrol emocional, esa ansiedad, ese estrés seguramente ellos también lo sentirán.

Recuerda si mamá está bien los hijos y su entorno también lo estará.

Las emociones que atraviesa una persona en cuarentena son muy fuertes, cambiantes y se intensifican. Por esta razón las madres debemos dejar fluir y reconocer las emociones. Una cuarentena de estas características por la crisis del coronavirus se asemeja psicológicamente a un secuestro o a estar detenido en una cárcel injustamente.

Por esta razón quítate ese traje de querer ser la madre perfecta e intenta es en sobrevivir en esta cuarentena y salir bien cuando todo pase con tu familia.

Para evitar aumentar la ansiedad es importante que:

  • Las rutinas que tengas y al igual las que llevas con la crianza de tus hijos están que sean flexibles. Por ejemplo, si antes no los dejabas ver la televisión por el impacto negativo que ellas que por lo general tiene, pero ahora por el confinamiento te ha tocado acceder o recurrir a ellas no eres mala madre, tampoco que estará viendo televisión todo el día, pero si pasa porque necesitas tomarte un descanso o hacer algo que amerita sencillamente se vale.
  • Si no pudiste hacer las tareas de ese día con tu hijo porque sencillamente no tenias la disposición emocional, no la hagas, mañana retomas.
  • Es muy importante conocer nuestro punto débil si siento que hay algo que me esta poniendo muy mal es importante actuar y evitar ese algo que te pone mal.
  • No podemos descuidar la alimentación y el descanso.
  • El día que sientas que no puedes hacer algo simplemente no lo hagas no pasara nada.
  • Pide ayuda, a tu pareja o los que vivan contigo, delega si es necesario, no hagas todo tú.
  • Vive un día a la vez.
  • Has ejercicios de relajación o algo que te gusta eso también te ayudaran mucho.

Es importante que las mamás y las personas en general trabajemos en nuestra inteligencia emocional para sentirnos mejor por esta razón te invito a que:

  • Mantengas una actitud positiva, fijes límites y mucha flexibilidad en las cosas que hagas.
  • Quiérete mucho, tus vales es momento de trabajar en tu autoestima.
  • Inviertas tiempo en tener encuentros íntimos contigo misma.
  • Tienes todo el derecho de expresa tus emociones, llorar no es malo por lo contrario te ayuda a drenar y a sentirte mejor.
  • No eres una “mala madre” por sentirte triste, irritable o cansada, créeme que a todas nos ha pasado en algún momento.
  • Saber dar y recibir.
  • Empatía (entender los sentimientos de los otros)
  • Reconocer tus propios sentimientos.
  • Ser capaz de expresar los sentimientos positivos como los negativos.
  • Mantener el equilibro de las cosas, mira que puedes controlar y que no.

Y recuerda que todo pasará, de las situaciones difíciles se sacan grandes fortalezas.

Espero este contenido sea de gran ayuda, para ti querida mamá, compártelo y recuerda que me puedes seguir en mis redes sociales como @blogdeunamama.pty y en @socialabigail en Instagram.

 

¡Únete a nuestra campaña #SOYMAMANOPERFECTA y pon este storie en tu cuenta de Instagram: