La respuesta realmente la tienes tú… Tú que conoces a ese ser lleno de amor, paz y alegría que rodea tu hogar. Tú que lo tuviste 9 meses dentro de ti y lo ves crecer día a día. Tú que mejor que nadie lo conoce…

Por Martha López – @mass_contenido

Últimamente hay mucha tensión y preguntas sobre si: ¿realmente los niños deben salir a la calle? En general, hay muchísimas opiniones encontradas acerca del Covid19, desde cómo surgió, cómo se propagó, cómo se controla, sobre si es o no necesario el confinamiento, de qué si es exageración estar en casa y dejar que la economía colapse, etc…

En fin, si te pones a buscar en la web encontrarás MILLONES y MILLONES de opiniones; y es la de no acabar…

Especialistas afirman que el confinamiento traerá consecuencias negativas tanto a adultos como a niños. Lo dicen los expertos, sin embargo también afirman que nosotros los padres somos los encargados de que esta carga sea más liviana para ellos.

De hecho, en la conferencia de prensa ayer, la Ministra de Salud, Rosario Turner afirmó que como pediatra sabía que el encierro repercute a los niños, pero como entidad de salud, según afirma, están haciendo todo lo posible porque todo mejore pronto para flexibilizar las medidas.

Por su parte, Gerardo Alfaro, representante de la OPS/OMS en Panamá respondió ayer que es un tema que se ha discutido y afirma que las decisiones se toman entorno a que los responsables de cada menor se responsabilice por cumplir las normas para así garantizar la seguridad de los niños tanto como el de las personas que conviven con los menores.

Sin embargo, no especificó si las medidas se flexibilizarán a corto o largo plazo.

Tú como padre o madre: ¿cómo te sientes al respecto?

¿Te has sentido tenso?, ¿cómo reaccionas ante sus berrinches?. Es ahí cuando definitivamente confirmamos que somos humanos y que tenemos que tener mucha paciencia en este momento de confinamiento.

Cree en tus convicciones y no afirmes las de los demás…

Ante la pregunta del titular, tú tienes toda la verdad y la respuesta a ello.

¡Es muy importante! Creer e imponer no resulta del todo apropiado en estos momentos. Si creas contenido, si tienes influencia con respecto a otras personas, debes ser, de preferencia, respetuoso con tus convicciones y hacerlo con las de los demás (sea cual sea tu punto de vista, a favor o en contra al confinamiento).

Ser mamá en estos tiempos parece un reto gigantesco. ¡Parece que hay muchas ideas que desean interponerse de que son las mejores y las correctas! Sin embargo, como lo dije al principio cada mamá sabe qué es lo mejor para su hijo.

¿He visto comportamientos diferentes en mi hija?

Si, definitivamente si. Lo ha llevado mejor de lo que pensé. Sin embargo hay momentos en que se nota ansiosa y aburrida. ¡Pienso que es totalmente normal y trato de entenderla, aunque hay momentos en que quisiera ponerme a llorar con ella! Esa es la verdad…

Está en los terribles dos años y ha experimentado procesos y cambios como el de dejar el pañal, ser más independiente, entre otros. No obstante, te digo de corazón que se han podido manejar con dosis de amor y comprensión tanto de nuestra parte como papás hacía ella; como de ella como hija hacia nosotros como padres.

Dentro de casa habían niños pidiendo 100% nuestra atención en el día a día y entre el trabajo y la rutina era más complicado. Hoy tenemos la mayoría del tiempo para estar con ellos y llevar de la mano también otras obligaciones; pero les falta ese contacto con el exterior y la naturaleza. ¿Qué es lo verdaderamente importante?

Lo verdaderamente importante para mí es que no centremos en el HOY, en lo que tenemos y se lo transmitamos. ¡Tenemos un hogar, nos tenemos nosotros como familia, alimento, juguetes y un sin fin de actividades para divertirnos!

Cuando salgamos de este encierro, solo valdrá la pena hacernos una pregunta: ¿lo disfrutaste? No va a ser todo perfecto. ¿Lo disfrutaste en medio de berrinches, de cansancio, de problemas económicos?, porque no es ningún secreto que las familias pasamos por momentos buenos o malos.

Mi única recomendación es que te fijes en el hoy. ¡Si que exijas tus derechos si realmente así lo quieres y que escuches la voz de tu interior!

Con todo mi amor y apoyando tus convicciones, porque sé que, como yo, lo que tú también quieres es lo mejor para nuestras generaciones (nuestros hijos).