¡Un abrazo virtual inmenso y un  aplauso de pie para ti! ¡Si! ¡Para ti! Y es que si estás por aquí es que estás dispuest@ a realizar cambios favorables en tu día a día y este es uno de los pasos esenciales para toda mejora, justo esa determinación que te trajo hasta aquí.

Mi nombre es Khaly Verdurmen y soy creadora de The Time Performance Method una metodología que te permite hacer de tu tiempo tu mejor aliado a través de 4 pasos sencillos recorridos acorde a tus necesidades: potenciar, optimizar, motivar o transformar áreas puntuales de tu vida o de tu emprendimiento.

Hoy vamos a mejorar tu concentración,  ya sea que te consideres distraída o requieras mejorarla por tu estilo de vida actual. Y vamos a hacerlo con 5 pasos puntuales.

#1 Reconoce tus capacidades

Es importante iniciar por definir contra que estamos luchando: la distracción.

La distracción  no es más que la desviación de tu atención.  Ok, ahora debemos saber porque existe esta lucha, ¿Qué tan natural es esta desviación? y ¿Qué tanto nos culpamos por ella?

Para esto debemos comprender que nuestro cerebro, sin contar situaciones puntuales de trastornos, tiene una capacidad de atención sostenida y focalizada, en otras palabras tu capacidad de concentración,  en un rango entre 10 a 35 minutos de acuerdo a edades, estímulos y voluntad.

Reconociendo esto, podemos comprender que es saludable dar con nuestro número personal y mágico de minutos de atención, lo que nos empodera a llevarnos proactivamente a esas “distracciones” de cambio de dinámica para poder lograr lo que queremos hacer.

¿Qué tal un ejemplo?

Digamos que me he puesto un cronómetro cuando me pongo a escribir, y al parar el cronómetro cuando levanto mi vista de la pantalla me marca 20 minutos, lo he hecho en 7 ocasiones y el promedio está precisamente en los 20 minutos.

Ahora puedo confirmar que no soy distraída, mi capacidad de atención es de 20 minutos y puedo empoderarme coordinando mis rutinas acorde a esto, incluyendo pausas activas entre esos 20 minutos para potenciar mis recursos en lo que hago, lo que me lleva a entregarte el segundo paso:

Lee también: 7 cosas que deberías hacer antes de salir de casa

#2 Potencia tus recursos

Es increíble como la proactividad eleva la calidad de cada experiencia y de los resultados. Lo mismo con nuestra atención. Una vez reconocido tu tiempo de atención activa, sostenida y focalizada puedes apoyarte en  crearte esas distracciones para que sean favorables a lo que haces.  A estas distracciones favorables llamémosla pausas activas.

En ellas puedes potenciar tus acciones acorde a lo que requieres, regresemos al ejemplo frente a la computadora, y en una actividad como la creación de contenido. En este caso pueda que requiera 2 o 3 pausas activas en el proceso. Puedo tomar agua, comerme una manzana, estirarme, poner música clásica, pintar una mándala, ir al baño, tocar un instrumento, dar unos minutos de juego libre a mi hij@. Estos ejemplos todos potencian procesos de creatividad, siendo “distractores” orientados a volver aun más eficiente mi inversión de tiempo en la tarea que estoy realizando.  Y esto nos lleva al tercer paso porque al final todo es cuestión de perspectiva.

#3 Transforma tu perspectiva

Muchas veces nuestro recurso natural es cuestionarnos desde una perspectiva negativa y de culpa  en donde sentimos que estamos “mal” , nos pesa y argumentamos desde el dolor ¿porque somos como somos? Hoy quiero pedirte que sigas con los cuestionamientos, ya que cuestionarnos es una de las mejores herramientas para mejorar, seguida por buscar tomar acción, pero quiero que transformes el punto de salida de este cuestionamiento. Ya no más desde el dolor, culpa o frustración, ahora te pido te des la oportunidad de hacerlo desde las ganas de comprender por qué tienes esas necesidades, esos super poderes o esas oportunidades de mejoras.

Y es que este cambio de perspectiva nos permite ver más fácil nuestras oportunidades y soluciones.

Es muy posible que tu caso, ese problema de distracción con el que llegaste aquí para solucionar, ni siquiera es un problema real, más bien es que desconocías tus tiempos de atención, ni que esas distracciones a las que veías como problemas son naturales y que las puedes usar a tu favor.

Y que en la mayoría de las ocasiones si nos sentimos incapaces de terminar algo de manera continua y lineal las únicas dos razones reales son: el desconocimiento de todo lo que hemos hablado aquí fortalecido por la falta de personalización de la situación o mejor dicho el “copy paste” de la realidad de otros y nuestro 4to punto, la falta de motivación.

#4 Motívate a seguir

¡Si! ¡Motívate! Y es que la falta de motivación nos quita esa voluntad de pasar por todo el proceso de ver algo realizado de principio a fin. Y es por esto que es muy muy muy útil tener una claridad del ¿para qué? O bien el ¿por qué? de hacer lo que estas por iniciar. En esa intención y en ese propósito esta esa energía que te motivará a la acción y que luego de cada pausa activa te llevará casi que por inercia a retomar por donde pausaste. Y esta claridad te la puede recordar de manera muy gráfica, por lo que quiero presentarte el último de los pasos:

#5 Optimiza tu entorno

Nuestro entorno nos puede gritar muchas cosas a nuestro inconsciente y debemos procurar que esos gritos estén alineados con lo que conscientemente estamos buscando ya que no queremos llevarnos a un conflicto interno sin necesidad.

Es por esto que acorde a lo que haces, y siguiendo con el ejemplo de las acción de estar frente a un computador redactando contenido. Cosas como procurar tener un entorno arreglado, cómodo, limpio, con los recordatorios de para que y porque haces lo que haces ( pueden ser fotos, artículos específicos para ti), una iluminación favorable a lo que estás haciendo y el agua a distancia mínima pueden marcar una diferencia en tu disposición de ser altamente productiv@ en el lugar que has destinado para hacer tus cosas.

Si quieres indagar más en este tema te invito a leer Las 11 claves de un entorno altamente productivo

Sigue a Khaly en sus redes sociales aquí.