Estos días se han vuelto para muchas interminables, con un sin fin de emociones. Sin embargo aunque las medidas se vayan levantando poco a poco, siempre es recomendable que te quedes en casita.

Al pasarnos la mayor parte del tiempo en nuestro hogar, sentimos que la rutina es nuestro pan de cada día; los hijos, el esposo, oficios, trabajo, tareas, etc… Ya todo huele igual, sabe igual y se ve igual. ¡Es normal!

Franchesca Roselie – @Froselie
Debo destacar que lo más importante durante este período que afrontamos, es que te sientas bien física, mental, emocional y espiritualmente; por lo tanto no creo que debas seguir ciertas reglas o parámetros ni mucho menos esperar que todos te feliciten por lo “productiva” que te has vuelto, sin embargo aprovechar este tiempo para tu crecimiento y edificación personal es una buena excusa para consentirte un poco.

Déjame compartir contigo algunos tips que me han ayudado a sentirme alegre, calmada y sobre todo a reencontrarme conmigo misma estos días de tanto afán y preocupación.

Lleva el salón de belleza a casa

Estoy segura que todas estamos extrañando esto sí o sí, nuestras manos, pies y ni hablar de nuestro cabello nos exigen “amor, comprensión y ternura”. Qué te parece si te haces un manicure y pedicura casero, sólo necesitas una lima, corta uñas y tu esmalte de uñas favorito. Respecto al cabello te recomiendo no experimentar mucho (puedes arrepentirte), pero ¿qué tal si lo planchas o le haces ondas? Prueba algo diferente y sobre todo divierte haciéndolo.

Noche de pelis

Si aún no has hecho esto, te lo recomiendo al 100% busca tu película favorita (“Comer, rezar y amar”, es muy buena), la que te saca lágrimas o esa que después de tanto tiempo no has podido ver, prepara palomitas, tu refresco favorito, busca unas cobijas y acurrúcate en el sofá. Vuelve a enamorarte de las citas  (del tiempo de antes), pero esta vez que la cita sea contigo misma.

Baila y canta a todo pulmón

¿Y si te declaras cantante y bailarina? Una de las cosas más relajantes que pueden existir es bailar, no sólo te alegra el día, sino que te llena de energías. Seguro tu familia o vecinos pensarán que has enloquecido, pero una buena dosis de esto te hará sentir extremadamente liberada y quien quita y ellos terminan locos de atar como tú.

Crea un ambiente acogedor

Si prefieres algo mucho más tranquilo, te recomiendo crear un ambiente acogedor en casa, coloca tus velas aromáticas favoritas, inciensos, música relajante y una copa de vino, mejor una buena botella de vino. Ameniza el lugar con una luz muy tenue, aceites y si gustas lee ese libro que tienes pendiente.

En cada uno de estas recomendaciones tienes la opción de incluir a tus hijos, esposo o con quien te sientas a gusto. La idea es que lo disfrutes al máximo.
Lee También: Te digo si realmente es necesario ser productiva en días de cuarentena

Dedicarnos tiempo a nosotras mismas es sumamente importante para hallar ese equilibrio en nuestro día a día y no terminar abrumadas. En ocasiones es bueno y se siente muy rico no hacer absolutamente nada, más que consentirnos.

Si te gustó esta nota, sigue a Franchesca en su instagram aquí.