Son una excelente fuente de fibra, antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos poliinsaturados (esenciales, son los que tu cuerpo necesita), omega 3 y omega 6, contiene 9 aminoácidos esenciales y naturalmente son libres de gluten.

También son fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc, boro y otras vitaminas. Son muy conocidas para la ayuda en perder peso por su poder saciante y ayudan a regular el tránsito intestinal.

Por Nathalia Duarte – @masnatural.life

Son diminutas, pero abundantes en propiedades saludables para frenar la inflamación o el colesterol alto.

Una porción de 30 g (una-dos cucharadas) puede contener hasta 12 g de fibra. 

1. PROTECCIÓN DEL CORAZÓN

Los beneficios de las semillas de chía se deben a su elevado contenido en omega-3, un ácido graso esencial con propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras que ayuda a regular la presión arterial y el colesterol en sangre. 

  1. REGULAR EL TRÁNSITO INTESTINAL

La alta concentración de fibra que crece en contacto con el agua, hace que las semillas de chía multipliquen por diez su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales. Estimulan el movimiento de los intestinos y mejoran en el caso de estreñimiento. 

  1. AYUDA EN LA DIABETES

La chía es un excelente complemento en la alimentación de diabéticos, de nuevo por la gran cantidad de fibra que contiene. Regula los niveles de azúcar en sangre en general, la fibra agarra parte de esos azúcares y los libera lentamente, lo que evita que haya picos de glucosa e insulina en sangre.

  1. PÉRDIDA DE PESO

Las semillas de chía nos produce sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos. Y, como regula los niveles de azúcar en sangre, ayuda a evitar los antojos por los dulces.

5. PROTECCIÓN ANTIOXIDANTE

Estudios recientes realizados en la Universidad Nacional Autónoma de México demuestran que la chía posee una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70% de la actividad de los radicales libres. Esto ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.

  1. CUIDA TUS HUESOS

Con solo 30 g de chía obtenemos el 20% de la cantidad de calcio recomendada, un mineral indispensable para mantener la masa y estructura ósea. 

¿Cómo consumirla? 

La chía la encuentras en diferentes presentaciones. Semillas crudas, semillas molidas, gel (cuando las remojas), aceite de chía (presión en frío uso tópico), agua de chía.

  • La dosis diaria recomendada en adultos es hasta 2 cucharadas (25 gr) mientras que los menores a 16 años se limita a solo una cucharada. 
  • Si nunca has tomado chía comienza a incluirla gradualmente en tu dieta. Puedes comenzar con media cucharada y aumentar la cantidad hasta alcanzar las dos cucharadas diarias.
  • Se debe de hidratar antes de ingerirla.
  •  Debes dejarla reposar mínimo 3 horas en agua antes de consumirlas 

Recomendaciones: 

  • Si estás embarazada o en período de lactancia, la toma de chía como laxante debe estar supervisada por tu médico.
  • En caso de hipertensión, diabetes, colesterol, sobre todo si la persona está en algún tratamiento médico, las semillas de chía podrían potenciar el efecto de estos medicamentos
  • No se aconseja la toma chía antes de una intervención quirúrgica.
  • Algunas personas pueden mostrar rechazo o reacción alérgica a las semillas de chía 

Para estos y mas consejos te invitamos a que nos sigas en @masnatural.life y nos visites en nuestra página Web: www.masnatural.life