Vivimos momentos mundiales que demandan mucho de nuestros recursos (personales, emocionales, físicos, económicos), es comprensible sentirnos sobrepasados y que emociones como el miedo y los sentimientos de  ansiedad y estrés nos invadan.

Por: Vanessa Montilla Ferrer @vanemontillaf

Estoy aquí para decirte que esto es normal, tu cuerpo ha respondido frente a las demandas de un entorno desconocido e inesperado para todos, se ha activado naturalmente un mecanismo de protección que te prepara para responder frente a la pandemia, una respuesta fisiológica, que le envía a tu cerebro el mensaje: “alerta, algo pasa”.

Inicialmente este mensaje puede parecer adaptativo, pero ¿qué sucede cuando dejas que el miedo o la ansiedad tomen control de tu mente y tus acciones por mucho tiempo?

En primer lugar, te paralizas, y en segundo tu cuerpo comienza a generar cortisol y adrenalina, lo que hace que sientas tensión y tu sistema inmune se deprima, enviándole el mensaje al cerebro, de que estás en el peligro. Deprimes entonces, lo más importante que tienes para defenderte de las amenazas que percibes en tu entorno, comienzas a hacer cada vez más vulnerable tu sistema inmune y pones en riesgo órganos como tu corazón. Por esta razón hoy quiero invitarte a evaluar la relación que tienes con el miedo en este momento.

¿Estás accionando desde el miedo o desde la prevención?

El miedo es una emoción básica y necesaria, no te pido que no la sientas, te pido que no dejes que tome el control de tu vida. La ansiedad por su parte es un sentimiento que te conecta al futuro, un lugar que no puedes controlar y cuyos eventos aún son desconocidos para todos.

Entonces, ¿en qué vale realmente la pena que enfoques tu energía en este momento? para sumar salud, calma y bienestar, primero a ti y desde esa serenidad a tu familia y a tu entorno. Enfoca tu energía, en lo que si puedes controlar:

  • Tus pensamientos.
  • Tus emociones.
  • Tu salud integral: física, mental, espiritual.
  • Tu alimentación.
  • Tus hábitos.
  • Las noticias que consumes.
  • Las conversaciones a las que dedicas tiempo.

Pregúntate siempre que hagas algo o leas una noticia, ¿esto me acerca o me aleja de mi bienestar?

En este momento, aquí y ahora, es importante y urgente que dediques tiempo a tu salud integral y que actives los filtros necesarios para no dejar entrar a tu vida aquello que no te suma salud, o por lo menos no le des demasiado protagonismo.

Ya sabemos entonces, que el miedo es una emoción básica y necesaria en primer momento, pero no podemos darle el timón de nuestra vida.  Hoy, quiero que aprendas también que te dicen tus emociones en general, y porqué es importante validar cada una de ellas, así que te dejo por acá en enlace a mi podcast sobre el impacto de las emociones en el sistema inmune

¿Cómo entonces, puedo volver al centro y recuperar la calma?

La buena noticia es que depende de ti, para orientar tu brújula interna, he grabado junto a Nieves Ramírez, Médico, experta en Mindfulness y en reducción del estrés, un podcast donde compartimos distintas herramientas para ayudarte en esta tarea de ponerte la máscara de oxígeno y volver a tu propio centro, Escúchalo haciendo clic aquí.

La invitación es a que le regales  a tu cuerpo oxitocina, serotonina, bienestar, a que recuperes el centro, porque eres el lugar donde todo comienza y desde tu bienestar es el mejor lugar para sumar salud a tu familia, a tu entorno y al mundo.

Gracias por leerme. Si quieres aprender más de este y otros temas relacionados a psicología, maternidad, migración e inclusión, sígueme en:

Instagram: @vanemontillaf

Podcast: Brújula Interna (disponible en Spotify, Anchor, Google Podcast y Apple Podcast)

¡Tu feedback es muy importante, comentanos tus impresiones en los comentarios y comparte este artículo para juntos seguir sumando bienestar!

Psicóloga de profesión y por vocación, mamá emprendedora, casada, apasionada del arte y de la oportunidad de aprender y enseñar cada día. Diseño para ti en @vanessaferrerstore y escribo sobre maternidad, emprendimiento y migración en @vanemontillaf. Vanessa se caracteriza por ser una mujer proactiva, comprometida y generosa.