En la era paleolítica las necesidades de los seres humanos se limitaban a cubrir la comida del día a través de un ritmo cazador/recolector. Tener la protección de un lugar dónde dormir que tuviera cerca un río para garantizar su hidratación. Pero hoy en día, las cosas han cambiado. Si directa o indirectamente te sientes presionada por los ingresos económicos en tu hogar, esto es para ti…

Por Ani Rodríguez – @proideha

Economía en tu Hogar

Hemos evolucionado, encontramos que el desarrollo de nuestra zona prefrontal también requiere reconocimiento e impacto social.

Pero además de todo ello, viene consigo la necesidad de “protección o seguridad”. Esta brinda la generación de recursos, para garantizar la calidad de vida que cada uno decida tener.

Esto te gustara: ¿Pelear por dinero? Cómo lidiar con este tipo de problemas en parejas

Ahora bien, esa preocupación desesperada de sobrevivencia que a muchos agota por obtener ingresos tiene múltiples matices en nuestro cerebro.

Porque no sólo está condicionado a que se obtenga ingresos para obtener la comida, los servicios básicos, el pago de una vivienda y educación, sino que también está asociado a:

  • ¿Cómo se obtienen esos ingresos?.
  • Tener suficientes ingresos para tener lo que cada quien considera “calidad de vida”.
  • El tiempo dedicado a la obtención de los ingresos.
  • La generación de diferentes tipos de ingresos.
  • El ingreso obtenido está en la escala “adecuada” de la profesión, género y ubicación regional.

Todo esto ha mantenido al ser humano en discusiones mentales en torno a “los ingresos” que lo pueden acercar al estrés o a la calma. Lo cierto es que la antigua sensación de protección primaria al resolver las necesidades básicas, la ha sobrepasado la “obtención de los ingresos” que permitirán llegar a esas necesidades.

Todas esta introducción la hago para empezar a hablar de un tema que a mi parecer nos devuelve a lo básico, pero muy potente y es la discusión entre “Passive Income Vs Pasion Income”, traduciéndolo sería “Ingresos Pasivos frente a Ingresos de tu Pasión”.

 Debate entre los Ingresos Pasivos y los Ingresos de tu Pasión

Ingresos y Egresos del Hogar

¿Quién lo gana? Yo diría que son un equipo complementario y como buenos aliados, deberíamos verlos presentes cada uno en nuestra vida diariamente.

No solo por el hecho ya comprobado que a nivel de finanzas personales y la teoría del cuadrante del flujo del dinero, a través del cual debemos tener una renta que se genere “sola” producto de alguna inversión, creación de un producto o servicio, acciones, royalties u otro mecanismo, del cual todos seamos capaces de obtener al menos una renta pasiva  que te provea ingresos fijos sin inversión de tiempo diario en su ejecución.

Mira esto: Este es el libro que te llevará a encontrar tu éxito personal y financiero – ¡Tienes que leerlo!

¡Aspectos importantes!

Si aún no tienes una renta pasiva, pero si una renta “activa” producto de tu trabajo diario, es parte de la educación financiera recibida que ha estructurado en muchos ese concepto de empleado con una buena carrera corporativa de reconocimientos y ascensos. Que si no ahorraste e invertiste en algún bien que te genere renta pasiva. Al final de esa carrera bien desempeñada puedes estar al igual que en un inicio. Es decir, sin fondos que provean las necesidades básicas diarias, a pesar de la trayectoria.

Les sucede a muchos. Incluso terminan viviendo de ingresos que les proporcionan sus hijos, cuando estos  ya están  en generación de sus propios ingresos. Y sin que sea intencional empieza una sensación de insatisfacción e incluso vacío que impacta en el cerebro.

Si la diferencia es un tema de educación financiera y de ejecución de esta “nueva educación” pues a tomar medidas y empezar a estudiar, si es el caso de alguno de los que está leyendo este artículo.

Si ya tienes una renta pasiva, que te permite tener ingresos sin dedicarte a una actividad específica diaria y puedes levantarte a la hora que quieras sin tener que asistir al cumplimiento de una jornada, más allá de la autoimpuesta por ti. Pues debes saber y haber sentido, esa misma sensación de vacío interno que te invita a hacer algo y aportar al mundo tu trayectoria y conocimiento.

Es allí donde llegamos a los Ingresos de tu Pasión, esos que te permiten tener “total satisfacción” por hacer algo que sabes, te gusta, te divierte y es necesaria para otros. De la que puedes hacer rentable solucionando un problema de manera creativa y diferente, desde tu óptica personal. Es aquí donde si te sientes presionada por por los ingresos económicos de tu hogar, verás como esa carga empieza a ser menos pesada.

Hay una tendencia de unas décadas para acá de “emprendedurismo”

Se ha vuelto un tema de impulso para muchas economías y una vía de generación de ingresos para muchas personas que no quieren un trabajo formal.

Hay quienes encuentran en la ruta del emprendimiento una decepción inicial por no lograr lo que visualizaron en el tiempo que esperaban. Y por ello hay que tener claramente identificada la brecha entre lo que quieres y lo que sabes para lograr eso que quieres. El “Tiempo” que inviertes en aprender haciendo, es el que marcará la diferencia y evitará la temprana decepción.

Por otro lado hay quienes indican que el emprendimiento no es para ellos, porque necesitan que les indiquen las pautas del trabajo que deben realizar y no ser ellos quien las dicte.

De cualquier manera, el deseo de sentir “satisfacción personal” por dar y recibir es una respuesta que todos necesitamos y eso lo logras cuando tienes una “Ingreso de tu Pasión”, así seas multimillonario, empresario, profesional activo en su área e incluso emprendedor, debes generar ingresos de tu pasión para generar las respuestas químicas en tu cerebro asociadas a la sensación de logro cada día por DAR.

Tu pasión la construyes a través del autoreconocimiento, al saber tus fortalezas y lo que te gusta. Tengas la edad que tengas, tienes una afición eso que haces sin que te pese, duela o sea un fastidio, pero lo consideras tan interesante para ti, que tu motivación interna te impulsa a hacerlo.

Hay quienes les cuestan ubicar y encontrar esa pasión interna o ese propósito. ProIDEhA® tiene recursos, como el descargable “Reinicio de Ciclos de Vida”, que pueden apoyarte en la búsqueda de tu pasión y empieces a monetizarla.

Aquí te dejo tres preguntas de poder en torno a la presión por los ingresos:

  1. ¿Consideras que puedes tener un ingreso pasivo ya mismo y no sabes en qué invertir?
  2. ¿Quieres emprender en algo que te apasione y no tienes tiempo?
  3. ¿Tienes un emprendimiento y no factura cómo esperas?

Si respondiste afirmativamente a alguna de ellas, y eso te genera estrés; es el momento de gestionarlo, no necesitas elevar tus nieles de cortisol y adrenalina, sino por el contrario impulsar tu capacidad creativa y productiva. Pero amabas en el cerebro no están en simultaneo.

Al identificar el elemento estresor ¿cómo lo combatimos? –

Con el pensamiento crítico, analizando diferentes alternativas para cambiar esa situación. Elige mínimo tres opciones de acciones que puedes realizar, para cambiar esa situación que te estresa.

Una de esas opciones de debe estar dirigida al “Aprendizaje”, porque cuando no has logrado algo que quieres obtener es probable que aún no sepas cómo realizarlo y recuerda es sólo cuestión de tiempo en aprenderlo y aplicarlo.

Si ya estás en el paso de identificar que puedes hacer para cambiar la situación, pues felicidades ya sacaste a tu mente del estrés y la llevaste al área de creación de buscar oportunidades y mejoras. Este es el espacio de autoimpulso para definir que harás y cómo lo harás.

Cómo verás la presión por los ingresos está dada en que tanto conocimiento se tiene para obtenerlo y la diferencia la hace el aprendizaje de métodos que puedes poner en práctica. Muchos se frenan por no tener capital inicial, sin utilizar su principal recurso: el tiempo y el uso de tu ingenio en crear el ingreso de tu pasión.

¡Hasta la próxima habilidad!