Pues sí, si no sabes ¿Qué hacer en un momento de frustración?, aquí tienes estrategias para gestionar esa emoción tan poderosa para la transformación. Una persona frustrada puede llegar a atacar a todos alrededor. Aunque esa no sea su intención.

Por Ani Rodríguez – @proideha

Me gustaría abordar este tema contándoles una experiencia cliente-vendedor que me ocurrió. Lo veremos luego en perspectiva en otros ámbitos de la vida.

La experiencia inicia una noche en la que me encontraba en un momento de relajación en redes sociales… Estaba esperando a mi esposo traer unos vinos a la sala para empezar a ver un capítulo de una serie que nos tiene fieles a ella.

Mira también: ¿Presionada por los ingresos económicos de tu familia? Entonces, mira esto…

Mujer Cansada

Mientras hacia scroll en el universo infinito de información que actualmente se está creando en Instagram pude notar un post que indicaba: “Invierte en Acciones de Amazon y Netflix pues están incrementando su valor en la Bolsa de Valores. Somos expertos y te podemos ayudar.”

Este anuncio llamó mi atención y solicité más información, para conocer su modelo de inversión y cómo operan ellos. Siempre me ha interesado el trading; de hecho llevo varios años con la utilización de diferentes instrumentos de inversión financiera.

¿Qué hice inmediatamente?

Llené los datos cuando de repente estaba a mi lado el Mister listo para ver la serie y simplemente dejé el tema allí. Cosa que duro muy pocas horas. El tema volvió quizás unas quince (15) horas luego cuando recibí la primera llamada informativa de la fulana inversión de acciones en la bolsa. Justo en medio de una ReuZoom que tenía con un cliente y no pude atender en ese momento.

Obvio que el seguimiento no quedó allí. Ese primer día tuve al menos 6 llamadas más para brindarme “información”. La insistencia me pareció rara al principio y me pareció hasta curioso el proceso de ventas, por ello decidí analizar ese proceso de captación de cliente y cierre de ventas, ya había dejado de ser un interés en el servicio para convertirse en un interés de ver cómo persuaden en mí, la adquisición de su servicio.

Hubo varios intentos de comunicación y aunque quería atender para matar la curiosidad de “la información” que me brindarían, además de analizar su modelo de cierre de ventas; no estaba en mis posibilidades por las múltiples conexiones “reunzooms” diarias que he tenido.

Hasta que llegó el momento, apareció la llamada y coincidimos en disponibilidad de tiempo, yo estaba en mis dos horas de salida y estaba corriendo mis 7Km en la Cinta Costera, cuando decido atender la llamada y al fin recibir los datos que inicialmente me impulsaron a prestar mi atención a su Post, me decepcioné un poco cuando una persona sin mucho conocimiento técnico del tema me estaba tratando de vender algo que aún no me había explicado, pero que decía obtendría ganancias…

Al preguntarle cómo funcionaban, dónde tenía que depositarles el dinero que invertiría, cómo retiraba mi dinero invertido, en cuanto tiempo lo devolverían después de realizar alguna venta de acción, si depositaban el dinero más la ganancia de vuelta  directamente en mi cuenta bancaria y cuánto era el total de comisiones que debía asumir por todas las transacciones involucradas, la señorita me indica que me va a pasar con su jefa para que me responda esas dudas.

Cosa que ocurrió y ya para ese momento realmente me decepcionó de mi curiosidad respecto a la estrategia de cierre de ventas y a decir verdad del servicio en sí mismo, porque aún no lo conocía o entendía.

Al hablar con la jefa, la señora amablemente me respondió mis dudas y finalizó indicando tiene alguna otra, a lo que respondí que no y que muchas gracias; en ese momento me indica que lo podemos ver en pantalla para que yo termine de activar mi cuenta. Y yo me pregunté: ¿mi cuenta?, sin embargo le indico que en ese momento no estoy frente al computador y que no puedo ver lo que quiere explicar en ese momento, porque cómo le había dicho antes estaba entrenando.

Chica Gritando

¡Cuando llega la frustración!

Decidí bajar mi velocidad de correr a caminar con ritmo acelerado, para atenderle. Allí fue el momento decisivo o el monto “FRUSTRACIÓN” de esa llamada o proceso de venta. La persona tenia voz chillona y empezó a subir el volumen al decirme que era una persona de negocios muy seria y lo que veía en mí eran excusas, al no entender el grito y el tono con el que me hablaba,  mi respuesta fue: gracias por la información y de estar interesada la llamaría.

Mi sorpresa fue que no me dejaba hablar, me gritaba por teléfono que me iba a explicar en pantalla cómo funcionaba su sistema y que la debía escuchar;  WOW!

Realmente no me dejaba despedirme y no estaba en disposición de aguantar gritos, creo que ninguno lo estamos en ningún momento. Así que le dije gracias y colgué la llamada.

Este es un simple ejemplo cotidiano que puede ocurrir en medio de la ejecución de nuestras labores profesionales o como madres, en donde se presenta la frustración y atacamos de manera automática a la otra persona que no hace lo que quieres o no ha entendido tu mensaje.

Fíjense, al utilizar los argumentos de la comunicación podemos explicar y “CONECTAR” con la otra persona. Cuando se acaban los recursos o argumentos las personas tienden a gritar para ser escuchados por encima de lo que piense o diga el otro. E incluso pueden ofender, atacar o insultar de diferentes maneras a las personas.

Esto te gustara: 3 Abusos en tu trabajo que no deberías permitir

Luego de veintisiete (27) llamadas en once (11) días algo indicaba que era una técnica de ventas más que persuasiva completamente agresiva. Luego de recibir un trato inicial sin información técnica clara, se demostró que no estaban preparados para atender leads o potenciales clientes, luego de hacer un juicio de valor o separar con indicar que es de negocios o seria, se hace una separación respecto al otro y en vez de ser empáticos y conectar se aleja completamente a tu interlocutor de la conversación, sin mencionar la violencia demostrada con los gritos y no dejar hablar.

La frustración es la imposibilidad de satisfacer una necesidad o deseo.

Chico Jugando Jenga

Y es de las sensaciones que está presente muchas veces en nuestro día, porque no todo lo controlamos y no todo sale cómo lo imaginas en tu cabeza.

Pero somos seres tan evolucionados que tenemos un cerebro maravilloso el cual permite crear diferentes rutas de acción para el logro de una misma necesidad o deseo.

Si eres de las personas que siempre tiene un Plan B, C y hasta D, eres una persona que pone en práctica la mentalidad crecimiento constante para cada cosa que decida hacer. Y eso es muy poderoso para manejar la sensación de satisfacción y convertir cada intento en un desafío personal.

Esos desafíos cotidianamente lo encontramos cuando no logramos que nuestros hijos coman vegetales. O por ejemplo que hagan las tareas en el tiempo que queremos. También cuando nuestra pareja no nos entiende exactamente lo que está en nuestra mente sin haberlo explicado claramente o que un cliente te compre inmediatamente sin explicar bien el negocio o propuesta de valor.

En el caso explicado importante:

  1. Saber de qué estás hablando.
  2. Ser empático con las personas que te relacionas.
  3. Comprender la realidad del otro y buscar una alternativa común para l que quieres lograr.
  4. Evitar la violencia contra otros, como medida de drenar tu enojo.

¿Cómo cambiar la sensación de frustración?

Primero que nada, ante la frustración de no obtener lo que quieres en el momento que quieres cómo reaccionas identifícalo es el primer paso. Cada uno tiene una manera de reaccionar ante lo que no se da como quieres. Identifica cuál es la tuya.

En mi caso noté que lloraba cuando me frustraba (obvio que sola)  y pasaba por diferentes fases del llanto.

La fase nadie me ayuda (sufrimiento/victima), la fase de irracionalidad incluso con gritos como un perro mostrando los dientes (rabia contenida), la de porque no sé hacer esto (más analítica) y llegaba a… la de llanto desahogo en la que mi diálogo interno aparecía y decía esto no va a poder conmigo si otros lo pueden dominar yo también puedo, deja el desespero, aprende cómo se hace y hazlo (la decisión).

Cuando nuestro cerebro llega a la fase de decisión ya no está en la frustración, está en un área de evolución y cambio pensando cómo lo va hacer ahora de un modo diferente.

Ahora con muchos más aportes que hacer en el área del comportamiento humano, lo que me llevó a fundar ProIDEhA®.

Luego de haber puesto en práctica muchas teorías neurocientificas, puedo recomendarte que si no sabes ¿Qué hacer en un momento de frustración? utiliza los siguientes tips:

  1. Hazte consciente del sentimiento cuando ocurre. Ser observadores de nuestras emociones es el primer paso para nuestra gestión emocional.
  2. Cuando te des cuenta que estas frustrado, respira. Toma unos minutos para esa aceptación. Inhala profundamente para brindarle oxígeno a tu cerebro. Esto le dará claridad de decisión y al exhalar podrás retirar emociones de insatisfacción que quedan incorporadas en nuestro cuerpo.
  3. Con la mente clara, piensa cómo lo puedes hacer diferente. Y vendrán a ti pensamientos de personas, situaciones o experiencias previas que te permitirán hacer una nueva asociación que cambie tu experiencia inicial.
  4. No olvides analizar que aprendiste de la situación. Es la manera que le brindas la sensación de logro y satisfacción a tu cerebro de “meta superada”.

Espero que la próxima vez que no satisfagas un deseo en el momento y forma cómo lo quieres recuerdes estos sencillos tips de conciencia que incrementan tu felicidad.

¡Me despido hasta la siguiente habilidad!

Ani Rodríguez
Co-Fundadora de ProIDEhA
Oficina · +507 830 5480
Móvil · +507 6645 761
marketing@proideha.com.
www.proideha.com