Nos han pedido en esta etapa de confinamiento herramientas para la enseñanza de las matemáticas en casa. Desde ProIDEhA siempre recomendamos realizar de manera periódica actividades físicas de equilibrio. Hemos descubierto algunas técnicas o herramientas a bajo costo para PRACTICAR MATEMÁTICAS EN CASA.

Por Ani Rodríguez – @proideha 

Dentro de nuestras investigaciones tomamos en consideración recomendaciones efectuadas por profesores y personal docente administrativo que realiza constantemente la implementación de técnicas diferentes. En esta oportunidad gracias a Tara Drinks podemos hacer las siguientes sugerencias bien dinámicas a la hora de estar en casa estudiando mates.

Es por ello que si estás buscando herramientas matemáticas de bajo costo aquí hay siete objetos para practicar matemáticas que quizás ya tengas en casa.

Te decimos cómo utilizarlos para ayudar a los niños pequeños a desarrollar habilidades matemáticas importantes. No te pierdas de estas herramientas a bajo costo para PRACTICAR MATEMÁTICAS EN CASA:

 

  1. Monedas

El uso de monedas puede ayudar a tu hijo a dar el valor correcto. La práctica ayudará a que tu hijo memorice el valor que corresponda a cada moneda. También puedes usar las monedas para que practique resolver un problema de matemáticas de diversas maneras.

Ejemplo: ¿Cuántas combinaciones diferentes de monedas puedes hacer para obtener un total de 57 centavos?

 

  1. Crayones

Además de su uso en arte, los crayones pueden servir para ayudar a tu hijo a entender conceptos matemáticos importantes. Usar grupos pequeños de crayones, y moverlos de un grupo a otro, puede ayudar a tu hijo a crear y visualizar diferentes vínculos numéricos.

Ejemplo: Dibuja un cuadrado grande y en su interior escriba “10”. Coloque 10 crayones dentro del cuadrado. Después dibuje dos líneas en la parte inferior del cuadrado y trace un círculo grande en el extremo de cada línea (Vea un ejemplo de cómo luce). Ponga cinco crayones dentro de uno de los círculos y pregunte a su hijo cuántos crayones necesita poner dentro del otro círculo para tener “un total de 10 crayones”.

Una vez que tu hijo resuelva este problema, continúe cambiando el número de crayones en el primer círculo y pida a su hijo que cambie el número de crayones dentro del otro círculo para completar el vínculo numérico.

 3. Frijoles secos

Los frijoles secos tienen colores y texturas increíbles que hacen más interesante la práctica de una habilidad matemática llamada agrupación. Este es el término para dividir una cantidad en partes más pequeñas.

Ejemplo: Pide a tu hijo que cuente 12 frijoles y los divida en dos grupos iguales. ¿Qué tal dividir 12 frijoles en tres grupos iguales? ¿En cuatro grupos iguales? ¿En seis grupos iguales? Los niños de más edad puede que se refieran a estos grupos iguales como “factores”.

Pida a tu hijo que intente dividir los 12 frijoles en cinco grupos iguales. Cuando tu hijo se dé cuenta de que no es posible dividirlos en cinco grupos que tengan el mismo número de frijoles, entenderá que 5 no es “factor” de 12.

  1. Lego

Usa piezas de Lego para ayudar a tu hijo a pensar sobre el valor posicional de los números. Ensamble 10 piezas de Lego para que representen las decenas y cada pieza individual representará la unidad.

Ejemplo: Comienza con el número 22. Para hacerlo necesita dos ensamblajes de 10 Lego para representar las decenas, y dos piezas de Lego individuales para representar las unidades. Después, pide a tu hijo que reste cinco a 22. Esto requiere dividir uno de los montones de 10 piezas para que tu hijo vea cómo esta operación de restar afecta el valor de las decenas.

Lee también: MATEMÁTICAS SIN MIEDO

  1. Notas adhesivas

Es más divertido pensar en decimales moviendo notas adhesivas de diferentes colores. En una hoja grande de papel forma una línea numérica del 0 al 1. Después, escribe diferentes decimales en las notas adhesivas. Pide a tu hijo que coloque los decimales en la línea numérica en el orden correcto.

Ejemplo: En una nota adhesiva escriba “0,7”. En otra escriba “0,3”. Y en una tercera nota escriba “0,03”. Después pide a tu hijo que las coloque en la línea numérica en el orden correcto, del más pequeño al más grande.

Antes de pedir a su hijo que ordene las notas en la línea numérica, puede ser de ayuda comenzar la actividad colocando decimales de “referencia” como 0,5; y después 0,25 y 0,75.

 6.Rollos de fruta deshidratada

Los rollos de fruta deshidratada pueden ser una manera apetitosa de ayudar a tu hijo a entender y comparar las fracciones. Ayuda a tu hijo a cortar las tiras en trozos exactos.

Ejemplo: Antes de comer, haz que tu hijo practique fracciones con dos tiras iguales. Corta una tira por la mitad y la otra en cuartos. Después pregúntale cuál es el pedazo más grande: ¿½ o ¼?

  1. Tazas medidoras

Las tazas para medir son otra excelente manera de ayudar a tu hijo a comparar fracciones. También pueden ayudar a tu hijo a practicar la suma de fracciones.

Ejemplo: Busca dos tazas para medir (si no tienes una taza para medir, puede usar cualquier recipiente que puedas marcar con marcador). Llena un tercio de cada taza con agua. Después vierte el contenido de una taza en la otra para obtener dos tercios. Luego, llena la taza vacía hasta la mitad. ¿Qué taza tiene más líquido? ¿Qué fracción es mayor: ½ o ⅔?