Hola linduras! puede que ciertos días se sientan como yo, cansadas del escritorio, pero sin querernos levantar porque hay mucho trabajo por terminar.  Por eso, hoy te traigo una nota súper interesante… Hábitos saludables que debes tener si te sientas en un escritorio a diario. ¡Sigue leyendo!

Celular en el escritorio

Por Paola Payares – @pnpmendoza 

Les contaré brevemente una experiencia en un trabajo que me consumía mucho tiempo. En aquel momento tenia 18 años, y no estaba valorando mi tiempo ni mi salud.

Muchas veces decía que por una simple botella de agua no me iba a levantar porque tenia que terminar mi trabajo, para poder lograr salir a tiempo (cosa que nunca lograba porque la cantidad de trabajo era exorbitante).

Lee también: 5 Cosas que ahora tienes y no deberías tener en tu escritorio 

Nueva normalidad

Como no salía temprano de trabajar, llegaba tarde a casa, dormía menos y me levantaba temprano porque si me gustaba llegar temprano a la oficina. Incluso, muchas veces si acaso almorzaba fuera de mi puesto unos 15 min, y regresaba a sentarme en el escritorio a trabajar.

Esto comenzó a ocasionarme problemas de salud que no estaba tomando en cuenta. No fue luego de meses y de muchos médicos generales, que un especialista me dijo «Solo debes comer bien, normal, como lo hacías antes, y tomar agua». Fue ahí cuando tome conciencia de lo que mis propias decisiones ante aquel trabajo lo que me estaban ocasionando.

Ahora bien, es difícil estar todo el día en un escritorio y mantener tu salud en plena forma.

Puede que al principio no sea fácil implementar nuevos hábitos saludables, pero con cierta disciplina y poco a poco, podrás ver los beneficios de cuidar tu salud.

  1. Oblígate a tomar un break: Los niños de primaria no son los únicos que necesitan un descanso. Cuando sientas que tu cuerpo se está tensando o que te sientes atrapada, o abrumada, tómate unos minutos para caminar o haz algunos mini ejercicios junto a tu escritorio. Estos pequeños descansos a lo largo del día no solo te ayudarán a recargar energía, sino que ofrecerán mayor concentración en lo que estás trabajando.
  1. Invierte en herramientas útiles: En la era de la tecnología donde nos encontramos, existen varias herramientas que nos pueden ayudar a beneficiar la salud. Como por ejemplo el FitBit o Apple Watch donde pueden realizar seguimiento de sus objetios de salud, e incluso darte recordatorios para levantarte y moverte.
  1. No evites las escaleras: Toma el camino menos transitado. Si puedes llegar a tu oficina usando las escaleras en lugar del ascensor, ingresa los pasos adicionales. Esta también es una oportunidad perfecta para reenfocar tu mente por el día.
  1. Bebe más agua: Todos sabemos que deberíamos tomar mas agua. Pero cuando estamos sentados en un escritorio todo el día, es especialmente importante. Beber suficiente agua ayuda en tu salud en general, lo que incluye prevenir enfermedades, ayuda con la digestión y alcanzar nuevas metas de rendimiento físico.
  1. Hacer elecciones de actividades conscientes: Tienes alguna presentación que hacer? Usa esto como una oportunidad para pararte de tu escritorio, en lugar de voltear tu silla para continuar sentado.
  1. Aliméntate bien: Por supuesto, tiene esas tardes en el medio de un largo día en la oficina que solo quieres ir a la maquina expendedora y comer ese dulce o salado para que puedas pasar el día. Comienza a familiarizarte con los alimentos saludables que te gusten y que pueden ser el suplemento perfecto, como una fruta.
  1. Practica tu postura: Tómate el tiempo para concentrarte en como tu espalda y cabeza pueden verse afectadas trabajando en una computadora todo el día. Hacer pequeños ajustes cada día puede conducir a una mejor postura en general.
  1. Utiliza a tus compañeros de trabajo para rendir cuentas: Involucra a tus amigos de la oficina más cercanos en tus nuevas metas. Juntos pueden tomar pequeños descansos de movimientos, y mantenerse alrededor de refrigerios nutritivos en lugar de unas donuts. Pueden entrenar justo luego del trabajo. Considera tener controles semanales y celebra cada cosa buena que estás haciendo por tu cuerpo.
Chica agendando citas
  1. Empaca tu almuerzo y tus meriendas: Esto me ayudo bastante cuando quise retomar mi salud. Es difícil resistirse en salir a comer con tus compañeros, pero esto va a general una gran diferencia en tu dieta y tu billetera.
  1. Ajusta tu horario cuando puedas: Prueba algunos horarios diferentes para ver donde se adaptan los entrenamientos mejor en tu día. ¿Eres madrugador o atleta nocturno? Tu rutina y horarios son tuyos y solo tuyos ¡Encuentra lo que funciona mejor para ti!

Sigue a Pao en sus redes sociales aquí y si te gustan los brownies, SI O SI tienes que seguir su emprendimiento.