Donald J. Trump, el presidente número 45 de los Estados Unidos, es un fenómeno en sí mismo. No cabe duda de que su legado intelectual será enorme, ya que sus decisiones y comportamientos han afectado las bases del sistema político y el modo mismo de interpretar las elecciones. Por esto y mucho más se ha catalogado que se están viviendo las elecciones más RARAS en la historia de USA. ¡Te contamos por qué!

Otros líderes políticos siguen su estela e imitan su estilo, que persigue el referendo completo de su actividad en una lógica binaria: conmigo o enemigo de la patria.

Ahora que finaliza su mandato, y ante el proceso electoral del 3 de noviembre, es el momento para pensar por qué estas elecciones de 2020 están entre las más raras de la historia política de Estados Unidos.

En caso de duda, a favor de la duda

El mero hecho de plantearnos si el presidente Trump se infectó de COVID-19 es un indicativo del estado de la opinión pública. Tenemos algunas dudas razonables, porque tanto Boris Johnson como Jair Bolsonaro estuvieron fuera de la escena pública durante tres o cuatro semanas, mientras queTrump volvió a la actividad al cabo de 72 horas.

Pero hay más: se arrojan dudas sobre la validez o la fiabilidad del voto por correo. Se hace un guiño a los “proud boys” para que estén atentos a cualquier irregularidad. Se fantasea con QAnon y los delirios de conspiración global. Se identifican archienemigos (Rusia, China, Irán) sin aportar datos sobre su injerencia.

Este estado mental de duda corroe el carácter y erosiona el sistema de libertades. La pandemia, ahora social, se manifiesta en la pérdida de reputación de instituciones clave en democracia, tales como las universidades, los medios de comunicación y los parlamentos.

Los candidatos tienen 74 y 77 años. No es poca broma para un puesto sometido a tanto estrés. De hecho, uno de cada tres presidentes entre 1841 y 1975 murió o dimitió y el cargo recayó en la vicepresidencia. Por eso, por primera vez los vicepresidentes ejercen un papel tan importante en el ticket presidencial y en las encuestas.

Mike Pence garantiza la continuidad del trumpismo, mientras que Kamala Harris es una voz nueva en Washington y podría ser la primera mujer presidenta. Su capacidad de movilización del electorado demócrata será fundamental en los Estados en disputa. Sin embargo, en el debate televisado del 7 de octubre, Harris no deslumbró. Si lo consigue en los próximos días tendremos ticket para 8 o 12 años, lo que ya es una apuesta arriesgada ante el acortamiento de los ciclos políticos.

La superbowl de la comunicación política

Cada campaña presidencial ofrece nuevas posibilidades de comunicación, participación e innovación. Este año hemos aprendido que las convenciones políticas pueden desarrollarse en horas de producción audiovisual a lo largo del territorio estadounidense y su posterior emisión por televisión, con más de 25 millones de espectadores cada noche.

En el lado republicano, Trump ha doblado la apuesta con el uso de la Casa Blanca y otras instalaciones del gobierno con fines electorales. El video de la llegada de Trump en helicóptero tras su ausencia por COVID supera la ficción más ochentera de presidentes convertidos en héroes accidentales.

El control de la agenda mediática que consigue con su cuenta de Twitter merece una revisión profunda del tipo de periodismo que tenemos en la actualidad.

En el lado demócrata interesan los efectos de la desmovilización. Sin una gran convención, como la que estaba prevista para julio en Milwaukee, el verano ha sido irrelevante. Esos meses de actividad, reclutamiento y ánimos pueden lastrar el resultado en los Estados decisivos. Porque en este juego del híper-liderazgo, Trump gana sin sorpresa, con alrededor del 40% de sentimiento positivo entre sus votantes. Ellos no van a dudar a quién votar. ¿Y los fieles demócratas?

El presidente meme

Obama fue el primer presidente que comprendió la dinámica y el alcance de las redes sociales para movilizar a su electorado. Trump ha dado un paso más, con el manejo personal de las cuentas y la desinstitucionalización de la comunicación presidencial. Uno debe seguirlo a él y no a @WhiteHouse para conocer nombramientos, ceses u hostilidades.

El carisma lo es todo y actúa como una estrella pop para la audiencia global, como bien explica Adriana Amado.

El manejo de memes y emojis da carta de naturaleza a un lenguaje deliberadamente antiprofesional o denigrante. Así se explican sus ataques a la ciencia, al periodismo, a los diplomáticos o a cualquiera que asemeje ser miembro del establishment. Los votantes adoran esta actitud, que les confiere el rango de fans y no sólo de electores. El complot emocional con el presidente es la estrategia fundamental en el tramo final de la campaña.

¿Y tú crees que han sido unas elecciones muy raras o el es por el tiempo que estamos viviendo de pandemia que lo hace ver así?

Información retomada de www.gente.com.ar

Editora de Así Soy Mujer, licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Descubrió que escribir es un arte y es un medio hacia la felicidad. "Cuando expresas lo que sientes te abres a un mundo que no conoces, pero que tiene corazón y que necesita de información creativa, original y que transmita emociones".