La vida es una negociación perpetua. Y esto se debe a que el ser humano casi siempre busca algo en sus interacciones con otras personas: “quiero un aumento de salario”, “quiero comer pizza y no sushi”, “quiero que me compres mercancía por un valor de $100k” o “quiero que te vayas a dormir a las 9pm.” Si tu objetivo es convertirte en la reina de la negociación sigue viendo esta nota…

Tanto a nivel personal como profesional, estamos constantemente negociando sin muchas veces incluso ser conscientes de este proceso.

Por Miriam Grannum – @miriamgrannum

Y, a pesar de que cada negociación es diferente, es cierto que existen muchísimas herramientas y técnicas que nos permiten lograr mejores resultados en cada una de nuestras interacciones con terceros.

Hoy te quiero compartir 5 pasos de oro que te recomiendo tener presentes la próxima vez que estés negociando y convertirte en la REINA DE LA NEGOCIACIÓN:

 

Ten claro lo que quieres lograr

Y puede parecer obvio, pero muchas veces creemos saber lo que queremos, pero realmente no lo hemos definido correctamente.

Cuando vamos a negociar, tenemos que tener MUY claro y detallado qué queremos conseguir. Y no es, por ejemplo, “un descuento en el carro que voy a comprar”, sino, “un 10% de descuento en el carro que me voy a comprar”.

 

Practica la EMPATÍA y la escucha activa:

No podemos olvidar que en una negociación hay seres humanos involucrados. Por consiguiente, al tratarse de personas de carne y hueso, también hay emociones, sentimientos y necesidades en juego.

El practicar una escucha activa, nos permite entender las necesidades de la otra persona y buscar la manera de satisfacerlas, al mismo tiempo que nosotros logramos lo que estamos buscando.

Te gustará ver: La reactivación de la economía está en tus manos y te digo por qué

Asegúrate de avanzar hacia las propuestas

Recuerda que, si tu o la persona con la que estás negociando no hacen propuestas, la negociación no va a prosperar. Así que, si quieres hacer que una negociación avance, haz una propuesta o invita a la otra parte a proponer.

 

Nunca aceptes una propuesta rápidamente

 

Aún si es LA MEJOR PROPUESTA DEL MUNDO, tómate, así sean, 5 minutos para pensarlo.

Muchas veces las decisiones apresuradas nos pueden jugar una mala pasada. Por otro lado, el dar una respuesta muy rápida, puede evitar que consigamos aún mejores cosas.

 

Al finalizar la negociación, asegúrate de resumir todo lo conversado

Esto promueve que todos estén alineados y no haya sorpresas más adelante.

En caso de que exista algún punto en el que discrepen o hayan entendido diferentes cosas, es mejor resolverlo en ese momento a que la relación se deteriore más adelante cuando ya hayan invertido tiempo, dinero y esfuerzo.

La próxima vez que estés negociando con tu jefe, con tu pareja, con un cliente o con tu hijo, pon en práctica estos pasos de oro. ¡Estoy segura de que te sorprenderán los resultados!

Y a ti, ¿qué pasos te han funcionado en tus negociaciones?

Tienes que conocer a Miriam en su Instagram aquí.