La reciente Pandemia ha dejado momentos y experiencias de duelos en las familias. Producto del virus y también por desencadenantes de enfermedades que ya se encontraban presente. Esta nota contiene la guía completa sobre cómo ayudar con el duelo en la famila o con amigos ante la pérdida de un ser querido.

Sin embargo, las despedidas en momento de Pandemia pueden ser completamente diferentes a las despedidas tradicionales que ya venían cargadas emocionalmente.

Por Ani Rodríguez – @proideha 

Diferencias actuales:

  1. El distanciamiento social no permite recibir el afecto y condolencias de los allegados de toda una vida de existencia de algún familiar. Ese soporte o apoyo que recibe normalmente los primeros días de la despedida. Sólo burbujas familiares reducidas.
  2. El confinamiento no permite salir y cambiar de ambiente para obtener estímulos externos que no recuerden 24/7 al familiar que ha partido.
  3. Las sesiones o terapias de apoyo pueden verse lejanas en medio de la adaptación a las modalidades de teletrabajo y clases virtuales.
  4. El refuerzo de amigos a través de su contacto verbal y abrazos físicos puede verse impactado.

Es importante tener claro que la mayoría de las personas recibe mucho apoyo los primeros días después de la pérdida; por ello si eres cercano a una persona que ha tenido una despedida “sigue estableciendo el contacto con esa persona” y pasa tiempo con ella después de la ola de apoyo, cuando no haya tantas personas y pueda sentirse sola.

Si estás en la familia, es momento de retomar espacios y compartir. La unión familiar promueve la cercanía necesaria para hablar y manifestar las emociones que se están sintiendo. Nada más terapéutico que poder hablar de un evento que ha ocasionado dolor interno.

A los niños también puede llevarles un tiempo el asimilar la noticia, por ello hay que permitirles  no reprimir sus emociones y que se sientan libres.

Los padres deben mostrar sus sentimientos a sus hijos, sin llegar al límite de un llanto desbordado y descontrolado, algo que puede darle mucho miedo a los pequeños porque ven amenazada su supervivencia.

Se recomienda dar a conocer la noticia a los niños sin miedo, aunque obviamente con dolor, desde el convencimiento de que estamos preparándoles para algo que es inevitable y que nos va a ocurrir a todos.

Tomar en cuenta que la pérdida es algo a lo que se van a tener que enfrentar muchas veces y de diferentes maneras a lo largo de su vida porque, más allá de la muerte, vivimos haciendo duelos constantemente (separaciones, cambios de colegio, pérdida de amistades, económicas, cambios de trabajo etc)»

Comentarios que se deben evitar:

  1. “Yo sé lo que se siente”.
  2. A “X” persona le pasó lo mismo y ahorita está muy bien.
  3. “Necesitas seguir con tu vida”
  4. “Ya no pienses en eso”
  5. “Todo pasa por una razón”

Cuando se siente mucho dolor, forzar el cambio de emoción ni ayuda a la gestión de la misma. Lo importante es reconocer lo que se está sintiendo y tomar las acciones de cambiar esa emoción una vez se identifique con consciencia el dolor experimentado. Es allí cuando nuestro cerebro toma el siguiente paso: ¿Ahora que voy hacer con esto? Y desde un pensamiento lógico busca alternativas.

Comentarios recomendados:

  1. “Está bien lo que estas sintiendo, no tienes que ocultarlo”.
  2. “No tienes que responderme, sólo quería que supieras que estoy aquí para ti”.
  3. Recuerdos de experiencias con la persona.
  4. Proponer comer junt@s su comida favorita y monitorear la alimentación. Muchos dejan de lado sus necesidades básicas.

Los cumpleaños, celebraciones o épocas navideñas pueden ser difíciles, toma en cuenta esto:

Es cuestión de tiempo en el proceso de aceptación o comprensión de la curva del duelo; para cada uno es diferente. Y ese proceso de reconocimiento emocional en el que dejas ir de tu cuerpo y mente para dar paso y entrada a lo nuevo, con el amor y experiencia de lo que dejó ese gran afecto es más asertivo, cuando diriges la atención a algo más o alguien más.

Las personas son irreemplazables en el corazón, por lo que viviste con ellas. La mejor forma de honrarlos es siendo felices. Esas personas nos quieren ver felices y sonrientes. Y entender la partida como parte del proceso de vida es fundamental.

A tus hijos:

  1. Puedes ofrecerles apoyo en algo que sepas le cuesta, sin esperar que te pida ayuda. Puede que no tenga la paciencia que normalmente suele tener.
  2. Recuerda abrazar, al acostarse, dormir e incluso en una actividad cotidiana en la que menos lo espera.
  3. Hazle saber que estas allí para apoyarlo.

Lee también: Expertos predicen cómo podría ser la vida después que exista la vacuna contra el COVID19

 

Y para ti:

Recuerda que en la estructura familiar como padres queremos tener la suficiente contención para brindar el soporte mental, emocional, financiero y demás que se requiere en familia.

Sin embargo esos pilares fueron movidos este año por elementos externos fuera de tu control y lo que le quedo a todos fue su rápida adaptación al cambio. Si a ello le sumas un duelo, hay que tener claro que tu estructura emocional está impactada y puedas requerir ayuda para afianzar nuevamente tu fortaleza emocional.

Las emociones de cada miembro de la familia son importantes y así como hacen en los aviones cuando recibes las instrucciones: primero te estabilizas tú, para brindar socorro a los menores y demás pasajeros. De la misma manera ocurre ante un evento emocional: primero te estabilizas tú para brindar contención a tu círculo familiar.

Los niños y tu pareja notarán el impacto emocional que estás viviendo, al fin y al cabo ellos también lo están experimentando. Uno de los  comportamientos observados es que los padres quieren ayuda y apoyo para los niños, sin embargo se olvidan de ellos mismos.

Y ¿cuál es el mensaje para los hijos en ese momento?

O que no eres human@ y no sientes o que está mal sentir; y nada más lejos de la realidad. Incluso a nivel inconsciente es que debemos reprimir las emociones y hacernos los fuertes. Así que toma en cuenta estos recordatorios importantes para este ciclo emocional:

  1. Sanar no es un proceso en línea recta.
  2. Esta liberación emocional lleva tiempo y está bien dártelo y avanzar a tu ritmo.
  3. Estamos constantemente empezando de nuevo, con nuevos aires y nuevo impulso.
  4. Sé gentil contigo.
  5. Celebra tus pequeñas victorias. Respecto a cómo estas llevando el proceso.
  6. Ser vulnerables nos hace humanos, no débiles.
  7. Respeta tus sentimientos, dándoles un lugar. (espacio y tiempo).
  8. Los pequeños progresos, también son progresos.

Este proceso es algo único y se vive diferente en cada persona, hay que darse el permiso de sentir. Llora y grita las veces que consideres necesario hacerlo. No hay un manual ni una ruta con pasos exactos a seguir.

Por ello respeta tu proceso y el de tu familia SINTIENDO y gestionando la emoción.

Luego de este tipo de ciclos es importante evaluar cómo queda tu Coeficiente Emocional, para reimpulsar tu fortaleza personal desde los componentes que quedaron más impactados por el evento. (Para más información del Coeficiente Emocional clic Aquí)

Adicionalmente, recuerda esta persona que partió ahora vive en ti! Cada vez que haces algo que te enseñó estas reviviendo su legado, disfrútalo con alegría porque tuviste el placer de compartir con él.

¡Hasta la siguiente habilidad!

Ani Rodríguez – @proideha