¡No dejes los huevos en una sola canasta!… Los grandes inversionistas saben que si sus números dependen de un solo cliente, que representa el 80% de sus ganancias  y ese cliente se va, su negocio está en riesgo.

Por Zuleika Alonso – @contaconesycafe

Este es considerado uno de los principios básicos de la teoría de las finanzas. El concepto fue desarrollado a comienzos de la década de 1950 por el profesor Harry Markowitz. 

Te comento esto, porque es probable que tu fuente de trabajo acostumbrada, se pudo haber afectado, y con las últimas aperturas algunos ya volvieron y otros siguen en espera. 

Si ya volviste a tu trabajo, recuerda que la situación de la pandemia sigue siendo incierta, por muchas razones. Te invito a pensar como los grandes inversionistas, que vigilan muy bien sus fuentes de ingresos y se aseguran de no depender de una sola. Si tenías un emprendimiento, continúa de manera organizada para que no descuides ninguna de las dos fuentes.

Si por el contrario sigues exclusivamente con tu emprendimiento, te animo a continuar. Recuerda que muchas de las grandes empresas que hoy en día conoces, no iniciaron siendo grandes, de hecho en algún momento también experimentaron el fracaso.

¡En la dirección correcta!

El Coronel Sanders, creador de una de las más conocidas recetas del pollo frito,  emprendió a sus 40 años. Luego de dos décadas su negocio se vino abajo, pero no se quedó allí, volvió a empezar, a sus 62 años fundó lo que hoy conocemos como KFC, el resto de la historia ya la conoces. 

Walt Disney, enfrentó grandes problemas financieros que llevaron su compañía a un gran riesgo. ¿Qué hizo?

Con el poco dinero que le quedaba invirtió en un nuevo proyecto “Blanca Nieves y los Sietes enanos”. Con el éxito de esta idea, salió de la bancarrota. Tal vez creciste viendo esta película, pero desconocías que detrás de ella había una gran historia, de alguien que a pesar de la situación no se detuvo y creyó en su idea. 

Estos son solo algunos de los ejemplos, realmente existen mucho más de los que te puedas imaginar.

Ama lo que haces y hazlo con pasión.

Allí tienes ya puntos a tu favor, si tu emprendimiento está iniciando y aún te comparas con otros en lugar de trabajar enfocado en tus propias ideas, tal vez este artículo también te interese: El monstruo que te asusta y te sabotea. 

Es momento de pensar en TU MISMO. SI, cada uno es dueño de sus acciones, decisiones y recursos, eso te convierte en el responsable, para avanzar en ideas y proyectos.

¿Buscar trabajo fijo o seguir emprendiendo?

Mi recomendación ya la conoces, no dependas solo de una fuente. Al final la decisión siempre será tuya, asegúrate de pensar en lo que realmente deseas hacer. Y también, donde sientas que puedes crecer, disfrutar y aportar a otras personas, utilizando tus dones únicos y especiales. 

 “Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos de puertos seguros, atrapa los vientos favorables en tus velas. Explora. Sueña” – Mark Twain, escritor.

Si estás en medio de este mar de preguntas y necesitas una guía, estaré feliz de servirte, contáctame desde @contaconesycafe o a través de www.contaconesycafe.com