El estrés creado cuando algo no sale cómo lo planeaste es sólo  una consecuencia de pensar que lo controlas todo.

Cuando estamos en modo “crecimiento activo” sabemos que somos aprendices eternos en esta experiencia de vida.

Por Ani Rodríguez – @proideha

Si te fijaste una ruta, está muy bien recorrerla con la visión clara que en el camino se presentarán desafí

os y debes estar “activo” para ajustarte y resolverlos.

¿Se te da fácil cambiar? ¿Atender imprevistos? ¿Inventar cosas nuevas? ¿Aceptas “errores” en ti o en los demás?

Son preguntas clave para saber cómo está estructurado tu cerebro hacia el control que descontrola o el poder controlar tu reacción a las diferentes situaciones imprevistas.

Nuestro cerebro está configurado para que utilicemos la menor cantidad de energía en nuestros hábitos diarios por ello va a tener la tendencia, a escoger lo que es conocido o familiar.

En cuestiones básicas, cómo la selección de la comida, que vestir e incluso pensar cómo reaccionarán las demás personas ante diferentes estímulos. Lo asociamos a lo que tenemos grabado en la memoria.

Lee también: 5 TIPS que son tendencia para teletrabajar con tus hijos 

Esto da la sensación de tener respuestas predecibles en nuestro marco de acción, saber las respuestas de nuestros familiares, clientes y demás personas con las que se interactúa. Incluso, puedes haberte llevado una sorpresa ante un saludo cariñoso de alguien esperando una reacción agresiva (Caso típico de los reclamos).

Hacer las cosas diferentes y esperar resultados diferentes implica, aceptar que aparecerán situaciones desconocidas que no sabrás en principio cómo resolver y te retarán a buscar una solución que antes no habías experimentado. Esto es una  posición que para muchos es compleja de manejar, pero es la vía a la evolución de ti mismo.

Elaborar un Plan de Acción y ejecutarlo, es un buen inicio para organizar las estrategias, la toma de de decisiones y las tareas diarias. De manera que puedes sentir un espacio “seguro” y el impulso cada día mientras vez materializar objetivos propuestos.

¿Qué pasa cuando algo no sale cómo lo esperabas – el control descontrola?

Hay quienes ajustan y continúan, investigan, preguntan, consultan, piden ayuda y logran pasar el bache o situación que resultó no exitosa o diferente a lo esperado.

Por otro lado hay quienes sufren “literalmente” por no lograr el objetivo propuesto, así sea elaborar unos huevos en perfecta cocción. Y se quedan con la culpa y el juicio autoimpuesto de no saber cómo hacerlo la próxima vez con una nueva estrategia.

La diferencia entre ambas posturas es continuar y avanzar “cambiando” o quedarse en el mismo lugar de frustración.

Es fundamental la manera de reaccionar, hacia el crecimiento y aceptación de las fallas o hacia la postura fija de “yo soy así”, no lo sé hacer, no me enseñaron, no estoy acostumbrad@.

Cambia YA, esa postura si quieres expandirte y empezar a darle a tu vida nuevas experiencias que no has vivido. No eres de una determinada manera, eres de la manera que eliges SER HOY!. Si no sabes puedes aprender.

¿Qué pasa cuando cambias la estrategia, ajustas y hay factores externos que no CONTROLAS?

La frustración e impotencia al sentir que algo te sobrepasa y no puedes hacer nada, aparece muchas veces en la vida; aunque no con el debido filtro. Porque generalizamos las situaciones y no separamos bien cuales realmente nos sobrepasan y están fuera de nuestro control y cuáles si están dentro de nuestro control.

Esta frustración siempre dispara estados emocionales que desequilibran tu capacidad creativa y productiva de ver múltiples opciones, por eso es parte de nuestra disciplina mental, ver diferentes rutas para continuar nuestro camino. Eso es utilizar tu cerebro en expansión, tal cual los científicos, pero esta vez en la vida cotidiana.

Si sufres constantemente porque algo no sale como lo planeabas, entonces no has comprendido y aceptado que somos un grano de arena en el mar. Nuestra existencia está sujeta al impacto de muchos factores externos que no controlamos, pensar que las cosas se darán exactamente como la planificas en tu cabeza, es pensar que controlas:

  • El movimiento de rotación y traslación del planeta que habitas, así como el impacto de los demás planetas del sistema solar. Recuerda somos energía, nuestro cerebro es capaz de encender una bombilla y por ser energía nos vemos influenciados por toda generación de energía. Hasta la luna llena tiene influencia en ti y no la controlas.
  • La fuerza de la naturaleza, es decir, que tienes bajo control cuando lloverá, habrá un tornado o un sismo.
  • La toma de decisiones de otras personas. Es decir, si un grupo de personas decide vender en la bolsa sus acciones y generar un bajón financiero mundial, o si algún científico decide crear un virus que produzca una pandemia, o si alguien decide almacenar indebidamente fuegos artificiales en gran cantidad que exploten en cualquier momento.
  • Las políticas públicas que establecen normas de circulación y operatividad económica.

Por poner algunos ejemplos que sencillamente no controlas y que pueden impactar hasta en tu decisión de desayuno de mañana.

Pues entonces ¿Qué hacer?, permitir que generes sufrimiento, miedo, ira, tristeza, desolación porque no controlas todo o impulsar tu potencial a la adaptación de cualquier situación que tengas frente a ti.

Ejercicio que debes tener presente SIEMPRE.

  • Identifica una dificultad que tengas en este momento y escribe diez (10) alternativas diferentes de ejecución para solventarla.
  • Luego a cada alternativa le vas a identificar que harás si no sale cómo lo pensabas.
  • Ten presente a quienes puedes pedir ayuda para concretar resolver esa dificultad.

Cuando haces este ejercicio entrenas tu mente para la expansión y el crecimiento; entendiendo que no todo saldrá cómo lo esperas y ese no es un problema para ti sólo es una situación por resolver, porque no controlas todo. Lo que si controlas es tu reacción ante lo que ocurra. Allí está la estrategia personal que te acompañará en tu evolución.

Espero lo pongas en práctica y la próxima vez tengas el Control en “Modo Expansión”

¡Hasta la siguiente habilidad!

Sigue a Anie en sus redes sociales aquí.