Partimos comentando que ser ordenado y organizado  no quiere decir que todo está perfecto. De foto de revista de hogar que parece que no hay niños en casa… ¡Aquí podrás conocer la clave para conquistar el orden!

Si definimos orden es: cómo se pronuncia la manera de estar colocadas las cosas o las personas en el espacio o  sucederse los hechos en el tiempo. Esto según un criterio o una determinada norma. Es decir: «el orden de los días de la semana; el orden de las palabras dentro del diccionario; necesita orden para vivir, por eso en su casa cada cosa está en su sitio. Así como por orden de importancia, los instrumentos de cuerda son: violín, viola, violonchelo y contrabajo». En pocas palabras, organizar es  acomodar algo en forma ordenada.

Por Deylin Hernández  – @gestandod

Partiremos de hacer un plan en un cuaderno o agenda para ordenar tu día ¿Qué tengo que hacer cada día?

Mira también: El jugo mágico contra el estreñimiento

Hagamos una lista: ¿Qué cosas son más importantes, lo que no se puede dejar de hacer? Recuerda numéralas por orden de importancia.

Como humanos, tendemos a compararnos con otras familias, que tienen todo perfecto. Quizás tienen un solo hijo y alguien de su familia viene un día a apoyarle o quizás no pasan el día en su casa por sus trabajo en fin piensa es  lo que es importante para ti y tu familia. No te compares con otras familias, te sentirás frustrada.

Entonces Haz un plan, (comienza por la más pesada es las labores del hogar):

En casa y lo voy a llevar a modo personal lo primordial es sembrar la idea: “Tu familia es un EQUIPO”. Tú no tienes que hacer todo. Los niños pueden hacer las labores del hogar por igual con valoración a su ritmo de aprendizaje.

Algo que agradezco de llevar la educación Montessori en casa como filosofía de vida,  como mama-maestra a veces queremos que los niños hagan todo perfecto y rápido… Mas no te desesperes si tus hijos no pueden hacerlo rápido o bien las primeras veces. No te enojes, ayúdalos a aprender, es un entrenamiento y en un futuro no muy lejano habrán aprendido y a lo mejor hasta lo harán mejor que tú. Me consta las gavetas de mi hijo mayor de 6 años parecen ordenadas por colores tipo Marie kondo y las mías no tan especiales, piensa que cuando el niño lo haga de manera apropiada vas a tener unos minutos más para ti de descanso  tiempo que podrás aprovecha para usarlo de calidad con tus hijos.

Prevención: adelanta lo que puedas la  noche anterior.

Llevar un cuadro o una lista donde cada quien tenga claro cuáles son sus responsabilidades (para los más pequeños puedes usar imágenes de pictograma lo uso desde los 2 años).

Lo que permita que todos pueden hacer sus tareas de la casa. En la noche prepara lo que sea necesario, el agua del café en la cafetera nada mas de encender en la mañana, deja el fregador limpio, recoge todo lo regado en casa. Para que los niños ayuden tenemos una cesta que colocamos en el centro de la sala y  hacemos competencias de recoger más para dormir las cosas van todas a su lugar nos ponemos la pijama y todos a dormir.

Algo muy importante es que exista “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”.

Las cosas no regresan solas a su “lugar” alguien las tiene que llevarlas y generalmente debería ser quien las ocupó. Desde muy pequeños mis hijos saben dónde se guarda cada cosa y cuando les pido que me traigan algo, es muy fácil para ellos saber dónde está. Sobre todo  en esa etapa q esta mi hijo que tiene algo justo al frente y no lo ve. A esto le añado hacer el menú semanal de comidas. Te ahorrará tiempo, dinero y frustración.

Usa ayuda extra:

No quiere decir que te traigas a la suegra y ala mama a ayudarte sino a usa cajas, potes, folder, frascos reciclados DIY, entre otros.

El desorden es traicionera, si le vamos dando largas nos convertimos en acumuladores y de repente tenemos en las habitaciones monte Everest de juguete o de ropa tirada. Aunque no lo creamos cuando tú dices  “los voy a dejar por aquí y luego los llevo a su lugar”, misteriosamente se van acumulando más y más juguetes es como si al verlo tirado sin querer tiramos más.

Leí los libros de Marie Kondo y fue ahí cuando inicie esta renovación con el orden, eso hace unos 4 años y tome muchas ideas sobre todo para dejar de acumular ropa que considero es lo que más crece en casa aunque no nos damos cuenta.

Siempre arranca por la puerta principal.

Desde ahí comenzamos la limpieza, a ver el espacio inicial limpio y ordenado nos motivamos a ir por el resto de la casa,  tomando en cuenta que las labores que más ocupan tiempo en una casa: la limpieza de la cocina y la lavandería. Esas dos, si no se realizan, la casa literalmente se para. Si no lavo las sábanas una semana, puedo, de todas formas, irme a dormir. Pero si no lavo la ropa, llegará el momento en que estaremos desnudos. Si no limpias el baño, todavía se puede usar. Si no recojo la cocina, llegará el momento en que no podré cocinar. Cabe destacar que esas labores se pueden realizar mientras vamos ordenando la lavadora la he dejado con su tina llena y ya lavando, mientras arreglo las camas paso a la secadora la ya lavada. Y así vamos…en nuestro caso saco la lavada y Mérida se encarga de dividir la ropa de cada quien para que la doble al enséñale esto aprovechamos para  separar su ropa de color, a buscar pares de medias o calcetines, Aprenden  los colores, matemáticas, responsabilidad.

Educo en casa así que mi tarea más difícil es el orden de dar clases antes que trabajar, y si es posible temprano cuando están activos y con ganas de hacer de todo.

Planea cada actividad según los días que la quieras hacer, escríbelo con lápiz, sí lápiz, la vida cambia y hay que estar dispuesta a hacer los cambios necesarios. Hay días en que habrá caos, tranque, una llanta flateada, un despertador que no sonó y esto hace que tu día no salga como lo planeado más será más fácil improvisar sobre lo planeado que improvisar sobre lo improvisado. Tu familia es ÚNICA. Tiene sus propias necesidades, tiene su propio tiempo. Podemos aprender y compartir con otros, pero al final “Cada familia tiene sus propias necesidades”. ¡¡DISFRÚTALOS!!

Educadora, Ingeniera y mamá de dos niños dinámicos. Comencé a estudia pedagogías alternativas en el 2009, conocí la filosofía Montessori y es parte de mi día a día Síguela en Instagram: @gestandod o @baulmontessori