La princesa Marta Luisa de Noruega (49) es la primera hija de los reyes Harald y Sonia. En una entrevista que dio a la revista Vanity Fair brindó detalles de su relación con el chamán de los famosos, Durek Verret.

En la publicación, la princesa revela que la espiritualidad es una de las cosas que ambos tienen en común. «Estás loca, él nunca llegará«, comentó que se decía a sí misma sobre el amor, luego de su divorcio en el 2017.

Dos años después se enamoró de Durek, el famoso gurú, el más solicitado por las estrellas de HollywoodVerret ha tenido como clientes a personajes como Chris Pine, Selma Blair, Rosario Dawson y hasta a la talentosa Gwyneth Paltrow, a quién él llama “su alma gemela”.Suscribite a GENTE MENSUAL por sólo $ 3.900 anuales. Incluye 2 meses GRATIS y envío.
Promoción especial por tiempo limitado: ¡HACELO YA!

La historia de ellos es de película, ya que vienen de mundos muy diferentes. Cuarta en la línea de sucesión al trono, la princesa afirmó que nunca se sintió miembro de la realeza.

Su romance ha sido muy cuestionado. “Ambos hemos recibido amenazas de muerte por estar juntos y semanalmente nos han dicho que avergonzamos a nuestra gente y a nuestras familias por elegirnos”, explica sobre los motivos en un posteo que realizó desde su cuenta de Instagram.

Desde allí, Marta Luisa dio una verdadera lección sobre racismo con una foto en blanco y negro de ambos. “Ser la novia de @shamandurek me ha dado un curso intensivo sobre cómo está en juego la supremacía blanca y la forma en que consciente e inconscientemente he pensado y actuado con los negros”, dice el posteo.

Como he dado por sentados mis derechos, nunca miré adecuadamente lo que realmente es el racismo, porque me ha gustado que el sistema esté en su lugar. No estoy orgullosa de ello, pero me doy cuenta de que necesito llegar a comprender este sistema profundamente arraigado para poder ser parte de su desmantelamiento”, reflexionó la princesa en otras líneas.

Editora de Así Soy Mujer, licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Descubrió que escribir es un arte y es un medio hacia la felicidad. "Cuando expresas lo que sientes te abres a un mundo que no conoces, pero que tiene corazón y que necesita de información creativa, original y que transmita emociones".