Tomar la decisión de renunciar a tu empleo no es tarea fácil. Incluso muchos tienen el deseo pero no se animan porque no saben cómo hacerlo o tienen miedo.

Durante el proceso puedes experimentar muchas emociones. Desde pensar que todo estará en paz y podrás tener finalmente el bienestar que buscas, hasta sentir un profundo arrepentimiento y manifestar que el remedio resulto ser peor que la enfermedad.

Por Maybritt Gail – @maygailblog

Las razones que tengas para tomar esta decisión son muy subjetivas e individuales. Ten presente que tu determinación debe ser bien premeditada para que estes completamente seguro y que no sean incentivadas por una emoción o impulso.

Exploremos qué te esta llevando a tomar esta decisión de renunciar a tu trabajo

Renunciar a tu empleo basado en las siguientes motivaciones puede ser un tanto peligroso, revisémoslas:

  • Estás muy cansado: es importante revisar la raíz del cansancio, ya que aveces solo necesitamos vacaciones y cuando volvemos regresamos totalmente renovados. O bien, buscar alguna fuente de recarga o drenaje emocional y físico, acá te comparto algunas ideas de esta nota. Si por el contrario definitivamente el trabajo resulta desgastante, debemos evaluarlo.
  • Alguien no te agrada o no te cae para nada bien: Las relaciones interpersonales pueden traer inconvenientes y creo firmemente que «hay personas y hay personas». Por lo general encontraremos personas que no les vamos a agradar y otras que no nos van a agradar, es algo a lo que debemos hacerle frente sin huir en el intento. Hoy en día existen muchas herramientas que podríamos explorar como por ejemplo: la inteligencia emocional, incluso podríamos ser un poco más intencionales sin tener prejuicios e intentar relacionarnos de manera efectiva.
  • Tus expectativas son muy altas: siempre es bueno revisar en el mercado laboral como se encuentra la posición actual que tengamos. Importante realizar la revisión tanto en tareas, como en salario. Muchas veces pensamos que somos mal pagados, pero cuando se realiza el estudio del mercado nos podemos llevar sorpresas como encontrar que lo común son posiciones similares a la nuestra con mayor cantidad de tarea y con salarios menores al nuestro. Si sabemos que este no es nuestro caso y nos encontramos sobrecargados en tareas y mal pagados, son razones de peso para considerar la renuncia.
  • Te comparas con otros: esto seguro nos ha sucedido a todos. Un ejemplo sería compararnos con nuestra compañera del colegio que ya lleva dos maestrías y es gerente en una empresa estable y reconocida, en cambio nosotros aún estamos terminando la universidad con un puesto operativo el cual nos aburre. Si está es tu motivación debes evaluarla a profundidad, puedes ayudarte con estas preguntas, ¿Donde te gustaría estar? ¿Que estás haciendo para llegar a donde te gustaría estar? y ¿Qué te impide lograrlo? Existen personas de inspiración y motivación pero al final cada quien debe vivir su propia vida con sus propias capacidades. Es importante disfrutar de los procesos y trabajar con paciencia y dedicación por tu exito.

Motivaciones de peso por las cuales sí deberías renunciar a tu trabajo

mujer frustrada- triste

Ambiente hostil:

Las personas muy poco renuncian a las empresas. Por lo general renuncian a los ambientes laborales tóxicos y a los malos jefes. Ahora bien hay cosas que se pueden tolerar y otras no, considera que cuando se ponga en juego tú salud mental y física ya no es negociable. Un ambiente laboral agradable es fundamental y dentro de lo que se pueda sentirte cómodo aún más, si no encuentras esto en tú empleo es mejor evaluarlo.

Sobrecarga laboral:

mujer multitaskingExisten trabajos muy demandantes con respecto a los horarios y otros que por un periodo de tiempo puedes realizar tareas extras. Pero si por el contrario estás realizando el trabajo que deben hacer 3 personas llegando a sobrepasar tu capacidad humana, seguro ya te encuentras en etapa de desgaste físico y emocional, tu vida solo se resume en café, trabajo y dormir muy poco, sin tiempos libres para disfrutar de tu familia y de la vida misma. Esta es una razón de peso para dejar ese empleo. Alguna vez escuche «Ningún éxito en la vida compensa el fracaso de la familia» siempre siempre debemos tener un equilibrio entre lo laboral y personal.

Sin oportunidad de crecimiento:

Otra razón valida para renunciar es que ya no tienes como crecer profesionalmente. Si te encuentras en un lugar que solo puedes moverte horizontalmente y no vertical, también esta escaso de retos y oportunidades de aprender, sin motivación, es mejor renunciar ahora a que pase 1, 5 o 18 años más y te encuentres exactamente en el mismo lugar. Es importante no se vuelva una rutina sino que te guste, sea dinámico, te permita aprender y crecer constantemente.

Un mal sueldo:

Si adicional a un ambiente hostil, muchas tareas y estrés, sin crecimiento y dinamismo le añades una mala remuneración, es momento de buscar nuevos horizontes. Muchos jefes y empleadores exigen frecuentemente a sus colaboradores la famosa «milla extra» y lo mínimo que esperan estos colaboradores es una recompensa justa en su sueldo. El obrero es digno de su salario y los esfuerzos de cada quien deben ser bien reconocidos y remunerados.

Tus valores y propósito:

  • Como personas mientras crecemos vamos cambiando, en el proceso lo que antes nos gustaba y parecía tolerable es posible que ahora ya no, por ejemplo: la cultura de la empresa ya no va de acuerdo a lo que buscas, incluso ahora ves que los empleadores solo desean generar ganancias y la ética y bienestar del colaborador esta en un segundo plano, es posible que esto ya no sea tolerable para ti  y desees encontrar un lugar donde te sientas realmente considerado. Otro factor dentro de tu proceso de desarrollo personal es que te diste cuenta que ya no te agrada el trabajo que haces y no encuentres ninguna motivación en él, por el contrario encuentras sentido y propósito en otras actividades que te apasionan y te impulsan a emprender. Si tienes una idea clara de tu emprendimiento ponlo en marcha tan pronto puedas y así lo puedas desarrollar y empezar a dejar tu huella.

Una vez evaluadas todas las motivaciones y razones de peso para renunciar, Adelante! es momento de:

  • Elaborar un plan y cuidar tus finanzas, incluso considera un plan B.
  • Dejar todo por escrito y con todas las de la ley
  • Comunicárselo a tu jefe directo con respeto
  • Salir por la puerta ancha y mantener el contacto con quienes deseas
  • Agradece aunque la experiencia no fuera la mejor

¿Que sigue ahora? Una vez hayas renunciado siempre busca siempre tu bienestar, tu desarrollo personal y profesional, estabilidad financiera y sobre todo un equilibrio en tu vida, es importante disfrutar conscientemente del presente y de lo que vendra.

Si te gustó esta nota, sigue a Maybritt en sus redes @maygailblog @maygailfotografias y página web

Apasionada por las mejores cosas de la vida, que no son cosas sino momentos. Estudié Redes Informáticas por profesión y Fotografía y Emprendimiento por pasión. A tiempo completo me desempeño dentro del área de Ciberseguridad en el sector Financiero y a medio tiempo trabajo con mi emprendimiento MayGail Fotografías. Amo el voluntariado, me mueve promover el emprendimiento y me encuentro en la búsqueda constante de un estilo de vida más consciente y sostenible. Mi lema #viveintensamenteydisfruta Tres cualidades de mi: servicial, leal y soñadora Mis redes: @maygailblog @maygailfotografias