3 juegos de Aprendizaje Socioemocional

Nos han preguntado muchas veces cómo en casa pueden apoyar las actividades y destrezas que desarrollan en ProIDEhA®, para reforzar la enseñanza sobre cómo manejar las emociones y llevarse mejor con los demás desde el hogar (aprendizaje socioemocional).

Lee también: La conexión entre el cuerpo y nuestras emociones

Definitivamente siempre indico que la gestión emocional propia (la de los educadores, sean padres o docentes) nos hace formar seres con buena inteligencia emocional, porque los niños y jóvenes se forman desde la experiencia y el ejemplo.

La práctica de enseñar implica aprender, y es por ello que cómo padres estamos en un constante aprendizaje.

Aquí compartimos tres actividades que puedes utilizar para el aprendizaje socioemocional que pueden ayudar a los niños a gestionar sus emociones y a la vez trabajar en las habilidades sociales, mientras se divierten juntos.

Estos juegos de aprendizaje socioemocional son fáciles y están diseñados para adaptarse fácilmente a sus rutinas diarias.

  1. La hora de las tortugas

La meta: Ayudar a que los niños observen lo que sucede a su alrededor. Entender las pautas sociales ayuda a los niños a satisfacer sus necesidades y a entender el punto de vista de otras personas.

Cómo jugar: Cuando tú y tu hij@ vayan al parque o a algún otro lugar miren a su alrededor como si fueran una tortuga, exageradamente lento. Tomen turnos para describir detalles de lo que ven: “¡Todos los columpios están ocupados!”. “¡La fila para subir por el tobogán es corta!”.

Ayuda a tu hij@ a conectar estas observaciones con decidir cómo actuar. Por ejemplo, cuando los columpios están ocupados su hijo puede decidir dirigirse al tobogán.

Para tomar en cuenta: No tienen que fingir ser tortugas. Podrían simular que sacan sus binoculares o un par de lentes especiales que ayudan a ver mejor. También podrían jugar “Veo, veo”. En este juego usted y su hijo se turnan para observar alguna interacción social y describirla hasta que el otro jugador descubra lo que usted está mirando.

Descubre 3 Juegos de aprendizaje socioemocional

  1. La estrella de mar y los tornados

La meta: Ayudar a los niños a identificar cuánta energía sienten. Cuando saben que tienen demasiada energía, ellos pueden emplear sus propias habilidades para tranquilizarse o pedir ayuda a un adulto de confianza.

Cómo jugar: Pueden hacer juntos un termómetro, con materiales de su preferencia. Dibuja una estrella de mar en la parte inferior y un tornado en la parte superior. Pregúntale  a tu hij@ si se siente calmado como una estrella de mar o si se siente acelerado como un tornado. Cuando su hijo se sienta con demasiada energía, hablen de las diferentes cosas que puede hacer para sentirse como la estrella de mar. Por ejemplo, rebotar una pelota podría ayudar a liberar parte de esa energía.

Intenta hacer este juego en diferentes momentos del día y ayuda a tu hij@ a describir los niveles de energía. Por ejemplo, si juegan temprano en la mañana podrías decirle: “¿Quieres acurrucarte y ver dibujos animados?”, o “apuesto a que puedes subir y bajar las escaleras cinco veces antes de que yo termine de preparar el desayuno”.

Para tomar en cuenta: La autoconciencia puede ayudar a los niños a desarrollar una habilidad conocida como autorregulación, la cual se trata de manejar nuestra energía. Esta destreza ayuda a los niños a controlar sus emociones y movimientos corporales durante una situación difícil. También los ayuda a poner atención y a aprender más sobre su inteligencia emocional de manera práctica.

Descubre 3 Juegos de aprendizaje socioemocional

  1. El Director en jefe

La meta: Ayudar a desarrollar la autoconciencia, tomar decisiones y ver otros puntos de vista.

Cómo jugar: Establece la rutina de que una noche a la semana en tu casa toda la familia se turnan para planificar una noche de diversión. Pueden enfocarse en un tema, como seleccionar qué comer, qué película ver o qué juego jugar. O pueden dejarlo abierto y que sea el Director en Jefe quien seleccione las actividades de la noche.

Para tomar en cuenta: Podría ayudar hacer una tabla con categorías como “esperar mi turno” y “permanecer tranquilo cuando hago algo que no me gusta”. Después de terminar la actividad, haz que cada uno se califique a sí mismo. Luego comenten lo que está funcionando y qué desean mejorar.

Ani Rodríguez
Co-Fundadora de ProIDEhA®

www.proideha.com

Nació en luna llena para traer al mundo una forma diferente de ver las cosas. Madre, empresaria, inversionista que busca Transformar la educación de la inteligencia emocional. En sus veinte años de experiencia corporativa en negociaciones internacionales nota lo relevante que es el desarrollo personal y a eso se dedica actualmente. Tomando té verde y estimulando cerebros que quieren ser expandidos.