Si cuando escuchas la frase «sexo tántrico» se te viene a la mente tener sexo con velas, incienso y música instrumental sigue leyendo porque nada o muy poco tiene que ver con todo esto.

Por Franchesca Roselie – @froselie

Antes de entrar en materia es muy importante conocer un poco más sobre el término; ya que esta milenaria práctica ha estado perdiendo su verdadero significado en occidente, al vernos apostando más hacia lo corporal (sexual para ser específicos ) que a lo espiritual; siendo visto como un método místico, para extender la duración del coito, que te ayuda a renovar la vida sexual. Lo que muchos «expertos» occidentales denominan neotantra.

Quizás te interese: ¿Cómo coquetear con un hombre?: ¡Pongámonos creativas!

En el budismo, el tantra es visto como el camino más rápido para llegar a la iluminación. Representan textos que de manera simbólica sirven de guía para la vida. En cambio el hinduismo, destaca las energías masculinas y femeninas las cuales se incorporan mediante el tantra, logrando alcanzar el placer absoluto y a su vez la elevación. Al modo de relajación y respiración asociado con estas tradiciones esotéricas que se utilizan en el erotismo, se denomina sexo tántrico.

4 Secretos para conectar con tu pareja más allá de los cuerpos

ACTIVAS TUS 5 SENTIDOS

Durante esta práctica es imprescindible que estés presente con tus 5 sentidos alertas; recuerda que para disfrutar y vivir la vida debes tener plena consciencia de la misma. Pasa exactamente igual en el sexo; sólo podrás disfrutarlo plenamente si te entregas no sólo en cuerpo; sino también mentalmente y con toda tu energías a tu pareja.

FLUYE ARMONIOSAMENTE Y CON LIBERTAD

El sexo tántrico implica una libertad exquisita, en la que debes fluir en armonía con tu pareja. Te recomiendo se coloquen uno frente al otro, mírense a los ojos, incluyan unos cuantos masajes; la idea es que cada momento que pasan juntos les ayude a conocerse más íntimamente, a ir descubriéndose. La clave es tener sexo sin tabúes, sin expectativas; ya que el fin de esta práctica no es llegar al orgasmo, sino vivir y disfrutar cada momento al máximo. No olvides mantener la respiración en armonía y al unísono con tu pareja.

ACÉPTATE Y ACEPTA

Es fundamental que te aceptas tal y como eres; ya que en caso contrario (como lo comenté antes) no podrás disfrutar de la vida ni del sexo. Abraza tus virtudes, tus defectos, tus capacidades y complejos, y hazlo del mismo modo la persona que tienes enfrente, es la única manera de poder entregarte sin miedos ni reservas a tu ser querido.

ESCÚCHATE Y PIDE, ESCUCHA Y ENTREGA

Este paso es clave para que la práctica sea del disfrute de ambos, es necesario que escuches a tu pareja para saber lo que le gusta. Mantente atento a sus gestos y a su reacción con cada una de tus caricias, así podrás descubrir lo que más le atrae. Y no te olvides de pedir lo que quieras, sin recatos y con toda la confianza que amerita el momento cuéntale a tu pareja lo que deseas que te haga.

Sexo tántrico... 4 Secretos para conectar con tu pareja más allá de los cuerpos

El objetivo principal de estas prácticas, es lograr que se avive la iluminación del pensamiento. Muchos son los beneficios que aporta el tantra, especialmente en el plano sexual, aunque generalmente existe una inclinación hacia una mejor comprensión de la persona misma, con toda la mejoría que esto implica. Al haber una recuperación en lo que respecta a la vida sexual de una pareja, ésta se vuelve más placentera y la relación entre ambos se torna armoniosa, se incrementa la confianza del uno con el otro, además de que la comunicación se vuelve más cercana.

Si te gusto el artículo sigue a Franchesca aquí.

Lic. en Mercadeo y Relaciones Públicas; profesionalmente me he desarrollado en las áreas comerciales, administrativas y de ATC. Me apasiona escribir y hablo mucho sólo si la situación lo amerita... Siempre que incluya vino, libros o café será un buen plan para mí Multifacética al 1000% y fiel creyente de la equidad y de la grandeza del ser humano. Mi lema: ¡Arriésgate porque de los cobardes no se ha escrito nada! Tres de mis cualidades: alegre, paciente y esforzada