Sin lugar a dudas con el paso de los años algunos estereotipos se han derrumbado en cuanto al aspecto físico; específicamente en qué debe tener una persona para desarrollarse en determinada área laboral. A pesar de esto, los tatuajes siguen siendo vistos como algo “poco profesional” e incluso en muchas ocasiones, es un determinante a la hora de contratar al personal.

Por Franchesca Roselie – @froselie

Tatuajes ¿Siguen siendo un tabú en el mundo laboral?

La  selección de perfiles laborales está sufriendo importantes cambios. Las empresas ya no buscan un “currículum perfecto”; más bien se enfocan en buscar colaboradores con valores que se identifiquen con la esencia de las empresas, por eso los procesos de selección se han adaptado a lo que demanda el mercado: profesionales que hagan las cosas con pasión y cuya experiencia y convicciones estén por encima de lo académico o estético.

Hoy en día, la estética sigue afectando al candidato, aunque las redes sociales y las generaciones de talento más joven lo normalizan, solo el 12% de los europeos están tatuados, un porcentaje bajo si lo comparamos con la media de millennials que llevan tinta en la piel. Es la generación más tatuada hasta la fecha y también la que ha conseguido romper con los estereotipos que existen en torno al sector. Según el Pew Reaserch Center, el 40% de los millennials tiene al menos un tatuaje.

¿Hasta qué punto puede una empresa regular la imagen de sus empleados?

Tatuajes ¿Siguen siendo un tabú en el mundo laboral?

“Siempre habrá gente a la que puedas crearle mayor desconfianza por mostrar tu piel tatuada”.

Si existen dos candidatos que tienen una formación muy similar y unos valores bastante parecidos, hay más probabilidad de que la empresa seleccione a aquel que no tiene tatuajes o estos no son visibles, frente a la persona que sí los tiene. Una realidad de la que la mayoría de personas son conscientes y todavía son muy pocas las que quieren acabar con ella.

Lee también: 5 formas de decir «NO» en tu trabajo

Aunque sí es importante destacar que, poco a poco, son más las empresas que permiten a sus empleados tener tatuajes, aunque sean visibles; sin que esto suponga problema alguno. La mayoría suelen pertenecer a sectores relacionados con el mundo artístico o incluso; podríamos hablar de compañías digitales. Esto, entre otras cosas, ha permitido a los empleados lucir tatuajes sin problema alguno. Ya que, como bien defienden estas empresas, la apariencia no determina la efectividad de una persona.

En definitiva, la ruptura con los estereotipos y prejuicios existentes en torno a la tinta en la piel dependerá no solo de la evolución de la sociedad, sino también de la aceptación y normalización por parte de las empresas y profesionales que contratan.  

No obstante, toca preguntarse, ¿pueden las empresas desperdiciar potenciales talentos simplemente porque su imagen no es tal y como se espera o les gustaría?

Mientras tanto, quedémonos con la reflexión de Herman Melville acerca de los tatuajes: “¡Es sólo su exterior!, un hombre puede ser honesto bajo cualquier tipo de piel”.

Tatuajes ¿Siguen siendo un tabú en el mundo laboral?
Lic. en Mercadeo y Relaciones Públicas; profesionalmente me he desarrollado en las áreas comerciales, administrativas y de ATC. Me apasiona escribir y hablo mucho sólo si la situación lo amerita... Siempre que incluya vino, libros o café será un buen plan para mí Multifacética al 1000% y fiel creyente de la equidad y de la grandeza del ser humano. Mi lema: ¡Arriésgate porque de los cobardes no se ha escrito nada! Tres de mis cualidades: alegre, paciente y esforzada